El Ayuntamiento de Gijón destina 1,1 millones al año a los sueldos de los ediles, 4,12 euros por habitante

Los concejales, durante un pleno municipal. / DAMIÁN ARIENZA
Los concejales, durante un pleno municipal. / DAMIÁN ARIENZA

El gasto en salarios y dietas está por debajo del de ciudades de menor tamaño, pero supera al de Sevilla, Valladolid y Vigo

IVÁN VILLAR GIJÓN.

El Ayuntamiento de Gijón dedica al pago de retribuciones a sus concejales 1.122.428 euros al año. O, lo que es lo mismo, 4,12 euros por habitante. En comparación con el resto de ciudades, el coste de la Corporación para las arcas públicas está por debajo del lugar que le correspondería a la ciudad por su tamaño, tanto en lo que respecta al gasto total como al gasto por habitante. Así, si por población Gijón ocupa el decimoquinto puesto entre todos los municipios de España, con 272.365 habitantes, por la cantidad que destina a sueldos y dietas de sus cargos electos le tocaría la vigésimo primera posición. Y por lo que le cuestan los concejales y alcaldes a cada persona empadronada, teniendo únicamente los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes, bajaría hasta el puesto 111.

Madrid y Barcelona son las dos ciudades que más dinero dedican a sufragar la dedicación a la política de los integrantes de sus respectivas corporaciones. Algo que resulta lógico no solo en atención a su tamaño sino por el propio hecho de que ambas son las que tienen más concejales, con 57 y 41 ediles, respectivamente. La capital abona a los suyos 3,9 millones de euros al año, mientras que la Ciudad Condal desembolsa 2,3 millones. Valencia es la tercera ciudad más poblada y también la tercera que más dinero dedica a esta cuestión. Con una Corporación de 33 concejales, gasta cada ejercicio en sueldos y dietas 2,2 millones de euros. Pero a partir de ahí, se altera la relación entre tamaño demográfico y coste de los cargos electos.

Casos dispares

Bilbao, décimo en población y con 29 concejales, es el cuarto con mayor gasto, con 2,1 millones de euros. Le sigue Vitoria, con 1,8 millones de euros pese a estar en número de habitantes incluso por debajo de Gijón. No es el único ayuntamiento que supera al gijonés en pagos a sus cargos electos pese a estar por detrás en tamaño. Alcorcón, con 104.000 habitantes menos, gasta 395.000 euros más que Gijón (1,5 millones); Pozuelo de Alarcón, con 186.000 habitantes menos, la supera en 202.000 euros (1,3 millones); y Torremolinos, a la que Gijón cuadruplica en población, gasta en alcalde y concejales 107.000 euros más (1,2 millones).

En una situación similar están Almería (1,3 millones), Alcobendas (1,3), L'Hospitalet de Llobregat (1,2), Móstoles (1,2), Leganés (1,2), Las Rozas (1,1) y Alcalá de Henares (1,1). No obstante, también se da la situación contraria. Esto es, ciudades más pobladas que Gijón a las que su Corporación les supone un menor coste. En ese grupo destaca Sevilla, cuarta urbe más grande de España, que con un padrón que casi triplica al gijonés gasta casi 20.000 euros menos en sueldos y dietas, a pesar de que tiene 31 concejales (incluido su alcalde), frente a los 27 de Gijón. También están por debajo en gasto pese a estar por encima en población Córdoba (1,1 millones), Valladolid (958.000), Las Palmas de Gran Canaria (908.000) y Vigo (896.000).

En lo que respecta al resto de Asturias, el coste para Oviedo es de 908.000 euros al año; en Avilés, 594.000; en Siero, 377.000; en Mieres, 194.000 y en Langreo, 180.000.

Si se toma como comparativa el gasto por habitante, entre los municipios de más de 50.000 habitantes el dato más alto lo da Torremolinos con 17,2 euros, seguido de Boadilla del Monte (15,3), Pozuelo de Alarcón (14,7), Alcoy (13,4), Majadahonda (13,3) y Villarreal (13,2). En los puestos más bajos, tras Madrid (1,2) y Barcelona (1,4), se sitúan Sevilla (1,6), Badajoz (1,8) y Burgos (2,1).

366,9 millones en España

Todas estas cifras corresponden al año 2016, último ejercicio sobre el que ofrece datos el sistema de Información Salarial sobre Puestos de la Administración (ISPA) del Ministerio de Hacienda, que el pasado 30 de abril cerró el plazo para que los ayuntamientos le enviaran los datos de 2017. En total constan las cantidades percibidas por 34.514 concejales y 3.973 alcaldes de otros tantos ayuntamientos, que en el año de referencia cobraron de sus respectivas arcas municipales 366,9 millones de euros. Pero esa cantidad no los incluye a todos, pues constan al menos 1.470 ayuntamientos que no enviaron la información requerida por Hacienda, entre ellos todos los de Álava (excepto Zambrana) y Navarra, además de ciudades como San Sebastián, Orense, Jerez de la Frontera y Guadalajara.

Los datos, aunque anónimos, vienen individualizados por concejal, especificando si su dedicación a la actividad municipal es exclusiva -y por tanto no la compatibiliza con ninguna otra labor-, parcial o si carece de dedicación y únicamente cobra por asistencia a plenos y comisiones. En Gijón las percepciones correspondientes a los ediles con dedicación exclusiva o parcial se aprueba al inicio de cada mandato, por lo que es de público conocimiento. También lo es el dinero que reciben en concepto de dietas los concejales no liberados por cada participación en los órganos municipales (276 por Pleno, 138 por comisión), pero no así los ingresos totales que acumulan a lo largo del ejercicio, una información que de acuerdo con la ordenanza de buen gobierno debería estar disponible en el portal municipal de transparencia.

En el Ayuntamiento solo hay cuatro concejales acogidos a este último régimen retributivo, dos del PSOE y dos de Xixón Sí Puede. Uno de ellos, Mario Suárez, profesor jubilado, renunció formalmente al inicio del mandato al cobro de cualquier dieta por lo que, tal como recoge el ISPA, sus ingresos procedentes del Consistorio en 2016 fueron cero euros. Ese mismo año su compañero Orlando Fernández percibió 14.306 euros por su asistencia a plenos, comisiones y reuniones del consejo de administración de Divertia y de la junta rectora de la Fundación de Cultura. Hace tan solo un mes el Pleno aprobó su cambio de régimen a uno de dedicación parcial, asumiendo la nómina que dejó libre la dimitida Verónica González. Álex Zapico, que se incorporara este miércoles a la Corporación como sexto miembro de Xixón Sí Puede, lo hará como concejal sin dedicación.

En el PSOE los ediles no liberados son Celso Ordiales y Begoña Fernández. El primero, miembro de las comisiones de Participación Ciudadana, Sugerencias y Reclamaciones y Movilidad y del consejo de administración de EMTUSA, sumó 20.706 euros en dietas en 2016. Su compañera, que participa en las comisiones de Urbanismo y Movilidad, ingresó por ese mismo concepto 16.811 euros.

En 2015 el Pleno concedió el régimen de dedicación exclusiva a 13 concejales, que representan la mitad de la Corporación si se excluye la alcaldesa. Son Ana Braña, Manuel Arrieta, Eva Illán, Jesús Martínez y Montserrat López, de Foro; José María Pérez, Marina Pineda, César González y José Ramón García, del PSOE; Pablo González y Sofía Cosmen, del PP; Aurelio Martín, de IU; y José Carlos Fernández Sarasola, de C's. Cada uno percibe al año 52.073 euros. En 2016, no obstante, la concejala de Hacienda ingresó una cantidad menor (39.065) al haber disfrutado de una baja por maternidad. El salario de los concejales liberados de Gijón es el 52º más alto de España para este régimen. En Madrid alcanza los 98.879 euros; en Barcelona, 92.600; en Bilbao, 82.377; y en Valencia, 79.298. Destaca la presencia en los primeros puestos de localidades como Reus (69.410), Guecho (69.086) y Sant Cugat del Vallés (68.662). En Oviedo se cobran 44.000 euros; en Avilés, 43.292 y en Siero, 23.489.

Dedicación parcial

Los nueve ediles con dedicación parcial (Fernando Couto, Esteban Aparicio, Lara Martínez, Nuria Rodríguez, Estefanía Puente, David Alonso, Verónica Rodríguez, Mariano Marín -ahora Manuel del Castillo- y Ana Castaño) percibieron cada uno 39.397 euros en 2016, equivalente al 75% de una liberación total. En Madrid bajo este régimen, que permite mantener un empleo privado, llegan a cobrarse 82.900 euros, y en Bilbao 70.000.

La alcaldesa cobró 64.945 euros, el vigésimo segundo sueldo más alto de un primer edil. Manuela Carmena (Madrid) ingresó 101.000 euros en 2016; Juan Mari Aburto (Bilbao), 90.409; y Gorka Urtaran (Vitoria), 83.848. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tiene aprobado un sueldo de 100.000 euros, pero en aplicación del código ético de su partido únicamente cobró 30.800 (14 pagas de 2.200 euros).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos