«Los ayuntamientos pueden hacer mucho para desmitificar la muerte»

Fernanda del Castillo e Isabel Alonso, en la charla. / JOAQUÍN PAÑEDA
Fernanda del Castillo e Isabel Alonso, en la charla. / JOAQUÍN PAÑEDA

La presidenta de Derecho a Morir Dignamente en Cataluña analizó el papel de las instituciones para despenalizar la eutanasia

JOSÉ LUIS RUIZGIJÓN.

El debate sobre la despenalización de la eutanasia está desde hace tiempo en la calle. «Los Ayuntamientos pueden hacer mucho para mejorar la calidad de la muerte de sus ciudadanos y lo primero es romper los tabúes sobre el tema, desmitificar la muerte y empezar a hablar sobre ella», afirmó Isabel Alonso, presidenta de la asociación Derecho a Morir Dignamente en Cataluña.

Ayer participó en una charla coloquio en la sede de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Gijón junto a una veintena de personas. En ella abordaron la necesidad de que los ayuntamientos y parlamentos regionales presionen al Gobierno para que apruebe una ley de la eutanasia y se despenalice. «Los parlamentos solo pueden proponer, pero cambiar la legislación es competencia de ámbito nacional», recordó Alonso.

Entre 2015 y 2016 varios parlamentos autonómicos aprobaron propuestas en las que instaban al Ejecutivo a abordar el tema. Entre ellos, Asturias, País Vasco, Comunidad Valenciana, Navarra, Cantabria y Extremadura. «El gobierno de Mariano Rajoy hizo caso omiso», dijo. Después de las elecciones anticipadas todo el proceso tiene que comenzar de nuevo. «El parlamento de Cataluña ya ha iniciado los trámites, el de Galicia el otro día también, y creemos que todos los parlamentos con posibilidades deben incidir en esta petición de despenalización. Lo ideal sería que el asturiano también enviara su propuesta», solicitó.

Tampoco quiso olvidarse de los ayuntamientos. «Aunque no tengan capacidad legislativa, si que pueden apoyar a sus parlamentos y, sobre todo, pueden formar a sus trabajadores y a los ciudadanos». Según explicó, la experiencia de su asociación les indica que «cuando hay un documento de instrucciones previas hay muchas más posibilidades de tener una muerte más digna».

'Nos morimos mal'

Alonso culpó a los prejuicios sobre la muerte. «Al no hablar de ello, cuando llega nos pilla por sorpresa, y eso hace que 'nos muramos mal'. Tenemos que hablar de la muerte y reflexionar sobre ella». Fernanda del Castillo, presidenta de DMD Asturias, expuso la situación con la que trabajan en la región. «Conseguimos que el Ayuntamiento de Oviedo se sumara a la iniciativa de las ciudades por el derecho a morir dignamente y ahora queremos que se sumen el resto de las ciudades como Gijón, Avilés, Langreo o Mieres», avanzó. «Gracias a eso», los centros municipales de la capital organizan charlas sobre el testamento vital o documento de instrucciones previas. «Es fundamental que la gente conozca las posibilidades que tiene de ejercer su derecho a morir con dignidad», expuso Del Castillo.

Temas

Gijón