«La belleza no es cuestión de tallas sino de actitud»

Las organizadoras del evento, minutos antes del desfile. / D. ARIENZA
Las organizadoras del evento, minutos antes del desfile. / D. ARIENZA

La VII Feminuit destina una partida para la asociación Enredando, que presta apoyo a niños desfavorecidos

VÍCTOR TREVIÑO GIJÓN.

Baile, música, teatro y un desfile «muy especial». Y todo ello con fines benéficos a favor de la Asociación Enredando de Contrueces. Celia López (de Pespunttes Moda Íntima), Noemí González (de El Caballo) y Cecilia Palomo (de Abril Estética) celebraron ayer la séptima edición de Feminuit, el evento anual «cuyo objetivo es conectar con clientes y aportar información de una manera diferente, amena y divertida». De esta forma, alrededor de 120 mujeres se dieron cita en el restaurante Amazónico, de Somió, para pasar «una noche divertida» en un evento dirigido por la periodista gijonesa Carmen Osorio, organizado «por y para mujeres» y que tiene por lema «esta noche salimos nosotras».

Cada año la gala es diferente. «Queremos sorprender a los asistentes con cosas nuevas», explicó Celia López. De ahí que este año organizaran un desfile poco usual «para mostrar a la mujer en todas sus formas».

Sin modelos típicos y con mujeres de todos los estilos y edades, las protagonistas desfilaron con total desparpajo. «Queremos que se sientan genial con sus cuerpos, independientemente de su edad y su talla», apuntó López. La pasarela contó también con dos niñas con síndrome de down, «porque creemos que ellas también tienen su espacio en este tipo de eventos».

Las protagonistas enviaron también un mensaje reivindicativo: «Una se puede sentir estupenda y maravillosa sin ser un modelo tipo. La belleza no es una cuestión de tallas, sino una actitud», dijo la organizadora.

Hace ya siete años que estas tres empresarias decidieron juntarse para dar visibilidad a sus negocios. La crisis agudiza el ingenio. De ahí nacieron estas 'quedadas' para el público femenino, donde lograron darse a conocer. «La gente se lo pasa muy bien en cada edición y nos piden que hagamos más», afirmaron.

Las citas no tienen «ningún fin lucrativo». Tampoco se busca «enseñar nuevos productos». El único objetivo, reflejaron, es «darnos a conocer y pasarlo bien», en un buen ambiente.

«Los niños, los olvidados»

La de este año fue una gala especial. «Nos hace mucha ilusión aportar nuestro granito de arena para ayudar a la asociación Enredando de Contrueces», confesó Celia López.

Esta entidad tiene como foco de actuación a niños desfavorecidos con edades entre los 6 y los 12 años. «Son quizás los más olvidados. Hay muchas asociaciones muy conocidas y con mucha influencia que se centran en actuar contra enfermedades, pero los pequeños muchas veces son los grandes olvidados», concluyó.