Los «buenos tratos» viajan a Portugal

Representantes de los centros participantes y de los grupos municipales, con Feli Soria (de amarillo), la alcaldesa Carmen Moriyón y Jorge Antuña, primero por la derecha, en el Consistorio. /  CAROLINA SANTOS
Representantes de los centros participantes y de los grupos municipales, con Feli Soria (de amarillo), la alcaldesa Carmen Moriyón y Jorge Antuña, primero por la derecha, en el Consistorio. / CAROLINA SANTOS

El Centro del Profesorado y de Recursos y la Oficina de Igualdad han abierto la convocatoria de la segunda edición de este programa El proyecto educativo 'Otras Miradas' se presentará en un encuentro internacional

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Llevaron su ruego a las calles del centro, a los comercios de La Calzada, a la radio y a los menús diarios. En apenas un año no solo aprendieron el significado del concepto 'igualdad', sino que además lo enarbolaron para traspasar las paredes de sus centros educativos y hacérselo llegar con mupis, canciones, cuentos y música a los habitantes de los distintos barrios de la ciudad. Ahora, sus 'Otras miradas' en pos de los «buenos tratos» traspasarán fronteras, ya que los trece proyectos de los distintos centros educativos que participaron en esta acción serán presentados en el XV Congreso Internacional de Ciudades Educadoras 'La ciudad pertenece a las personas', que tendrá lugar en Cascáis (Portugal) del 13 al 16 de noviembre.

La iniciativa, puesta en marcha por la Oficina de Políticas de Igualdad del Ayuntamiento y el Centro del Profesorado y de Recursos (CPR) de Gijón-Oriente, pretendía sensibilizar a profesores, alumnos y familias sobre la necesidad de extender la igualdad entre mujeres y hombres como uno de los pilares básicos para la eliminación de la violencia de género. Según sus promotores, lo consiguió. «La red que extendisteis con la ciudadanía, con las familias, con las asociaciones, era más de lo que podíamos pensar», valoró ayer la alcaldesa, Carmen Moriyón, durante la presentación de la nueva edición del proyecto. Reconoció que con el programa 'Educar para la igualdad' del que parte esta iniciativa «no encontrábamos el camino correcto», pero se congratuló de haber dado con él, finalmente, con el CPR.

«Este no es un problema educativo, es un problema social», indicó su responsable, Jorge Antuña, quien recordó que «nuestros niños serán los adultos del futuro y todo lo que hagamos con ellos hoy servirá mañana». A pesar de que «el trabajo de igualdad, de prevención de la violencia y en pos de los buenos tratos es permanente en los centros educativos, suele quedarse ahí dentro. Mediante esta metodología tejemos redes, lo trasladamos a la comunidad y todos nos sentimos implicados».

«En muchas ocasiones el tendero, el del kiosko, la conserje del centro educativo; en definitiva, las personas que trabajan a pie de calle, desde un punto de vista no administrativo, pueden facilitar vías de solución o encauzar determinados problemas», reflexionó Feli Soria, directora de la Oficina de Políticas de Igualdad. 'Otras miradas' involucra «a toda la comunidad educativa y a distintos agentes sociales del barrio».

Aunque la convocatoria está abierta a que los trece centros que ya han experimentado cómo se trabaja la igualdad a través de la metodología de aprendizaje y servicio repitan este nuevo curso, «el objetivo último es que acabe por formar parte de vuestra cultura y que lo integréis en la vida cotidiana del centro», indicó Antuña. Y que, así, la red se pueda extender más allá de los 3.000 alumnos que participaron el pasado curso.