La búsqueda de arena se centrará en 266,3 hectáreas sumergidas frente a la playa

Personal de Geomytsa prepara en El Musel el 'vibrocorer' en el gánguil que iniciará hoy la campaña de sondeos para buscar arena compatible con la de la playa de San Lorenzo en diez puntos. / PALOMA UCHA
Personal de Geomytsa prepara en El Musel el 'vibrocorer' en el gánguil que iniciará hoy la campaña de sondeos para buscar arena compatible con la de la playa de San Lorenzo en diez puntos. / PALOMA UCHA

Una barcaza empezará a extraer hoy sedimento en el lecho marino de la bahía de San Lorenzo para un eventual relleno en caso de necesidad

M. MORO GIJÓN.

Se había pedido un barco oceanográfico, pero el presupuesto solo ha dado para alquilar un gánguil o barcaza de nombre 'Punta San Carlos', que llegó ayer ex profeso a El Musel desde Bilbao para los sondeos encargados a la firma especializada Geomytsa para buscar arena compatible con la de la playa de San Lorenzo. Se trata de una embarcación plana, que suele utilizarse para el transporte y vertido de escombros, que quedará fondeada a partir de hoy en diez puntos predeterminados del lecho marino donde la Autoridad Portuaria de Gijón cree que puede aparecer material que sirva como eventual relleno de la principal playa gijonesa en caso de necesidad.

El sedimento extraído se analizará en el laboratorio durante dos meses para compararlo con arena recogida en San Lorenzo y se almacenará en tubos de PVC etiquetados. El sedimento (fango, arena, etc.) se sacará con ayuda de una máquina especial, el 'vibrocorer'. Este aparato pesa media tonelada, se sumerge con una grúa y produce una vibración de 45 kilonewtons para poder penetrar en el lecho marino. «Consigue extraer muestras de entre dos y cuatro metros de espesor», según explicó ayer en el muelle del Rendiello el berciano Rui Roma, jefe de esta campaña.

Las primeras muestras de áridos se extraerán hoy mismo en la propia bahía de San Lorenzo. El gánguil va equipado de GPS diferencial con señal de radiofaro, que garantiza precisión decimétrica en la localización de los fondos marinos elegidos de antemano. Unos bancos de arena que se encuentran a profundidades comprendidas entre los 20 y 40 metros. La embarcación lleva asimismo girocompás para saber el rumbo y controlar la posición del 'videocorer'.

El equipo permite sacar muestras de material de entre dos y cuatro metros de espesor

La búsqueda en la bahía de San Lorenzo se centrará en 266,3 hectáreas sumergidas frente a la propia playa. Cuando concluyan allí los sondeos el gánguil se trasladará frente ala playa de Rodiles (Villaviciosa) para inspeccionar allí otras 441,3 hectáreas de fondo marino.

El equipo que participará en esta campaña de prospecciones son cuatro operarios de Geomytsa, cuatro miembros de la tripulación del gánguil y dos especialistas de la Universidad de Oviedo: el geólogo Germán Flor Banco y el ingeniero de Minas Efrén García Ordiales. El gánguil lleva asimismo una draga para obtener muestras también de organismos vivos presentes en el lecho marino.

 

Fotos

Vídeos