Cabueñes registró 1.491 nacimientos en 2018, la cifra más baja en 25 años

Personal de Cabueñes atiende a un recién nacido. / DAMIÁN ARIENZA
Personal de Cabueñes atiende a un recién nacido. / DAMIÁN ARIENZA

Son 177 bebés menos que el año anterior. Desde el 2008, cuando fueron alumbrados 2.356 niños, el descenso ha sido constante

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

865 bebés menos que hace una década. A lo largo de 2018 vinieron al mundo en el Hospital de Cabueñes un total de 1.491 bebés. Es el décimo año consecutivo que Gijón registra un descenso en el número de alumbramientos, que se sitúan ya en la cifra más baja de los últimos 25 años.

Esta preocupante tendencia decreciente en los paritorios comenzó a notarse en el año 2009, cuando, coincidiendo con el inicio de la crisis, se pasó de los 2.356 partos que se habían contabilizado en 2008 a 2.285 doce meses después. Desde entonces, no ha repuntado. Lo mismo ocurrió en 2010, con 2.204 partos y 2.240 bebés; en 2011, con 2.113 alumbramientos y 2.162 nacimientos. Continuó en 2012, el último año en el que se superó el umbral de los dos mil partos: hubo 2.058.

Al año siguiente se produjo una drástica caída en el número de alumbramientos, ya que nacieron 1.748 retoños, 310 menos que en los doce meses anteriores. A partir de ahí, a pesar de la recuperación económica, la bajada se moderó pero no cesó, hasta llegar a los 1.567 nacimientos del 2017. Y entre enero de 2018 y el mismo mes de este año, en los paritorios de Cabueñes vinieron al mundo 177 pequeños menos.

Se supera así la hasta ahora peor cifra de nacimientos registrados en el último cuarto de siglo en el hospital de referencia gijonés. Históricamente, 1994 era el peor año en cuanto a nacimientos, ya que hubo apenas 1.518, veinte menos que en 1993. No obstante, desde entonces -y hasta el 'impasse' definitivo de 2008-, cada año se atendían más partos en el centro hospitalario.

Por otro lado, del total de nacidos durante el pasado año en el hospital público gijonés, 284 lo hicieron por cesárea. Del resto, 865 partos fueron eutócicos y otros 342, instrumentales.

154 partos con 'gas de la risa'

A mediados del pasado año se autorizó el uso del óxido nitroso, más conocido como 'gas de la risa', para ayudar a las mujeres a llevar mejor las primeras fases del parto. Este analgésico inhalado utilizado desde hace tiempo en Europa pero que tardó en llegar a España se suministra a mujeres que o no quieren o no pueden recibir epidural. Las parturientas lo autoadministran a través de una pipeta. A lo largo de los últimos meses lo utilizaron 154 mujeres, mientras que 765 parturientas recibieron anestesia epidural.

 

Fotos

Vídeos