Alberto Perancho: «Solo el arte puede salvarnos»

Alberto Perancho, de vuelta en Gijón, tras su éxito en la Fashion Week de Madrid. / ARNALDO GARCÍA
Alberto Perancho, de vuelta en Gijón, tras su éxito en la Fashion Week de Madrid. / ARNALDO GARCÍA

«No es bueno saber qué harás el resto de tu vida», apunta este gijonés que acaba de ganar el premio de jóvenes talentos en la Madrid Fashion Week

P. A. MARÍN ESTRADA GIJÓN.

«Mírate al espejo y sé tú mismo», así resume Alberto Perancho (Gijón, 1982) el espíritu de la marca Outsiders Division, con la que acaba de ganar por segundo año consecutivo el premio Mercedes-Benz Fashion Talent en la pasarela Samsung Ego de Madrid. O lo que es lo mismo, uno de los reconocimientos más prestigiosos en el mundo de la moda a los nuevos diseñadores y que llevará a este asturiano, junto a sus compañeros de proyecto, el gallego David Méndez y el madrileño Alex Gallifa, a desfilar en Praga, tras el verano, con la colección 'Ocasiones especiales' que les valió el galardón. Frescura, rebeldía y sensibilidad, son las virtudes con las que se califica a las creaciones de estos tres chicos que se conocieron trabajando para Pull & Bear y desde hace más de un año viajan unidos por una convicción que es además una forma de vida: «Solo el arte puede salvarnos».

De su viaje más reciente, el que le trajo hace unas horas de la capital de España, Alberto aún no ha tenido tiempo para deshacer las maletas. Esa es la razón de que acuda a nuestra cita en la playa sin nada de su propia marca encima. La mañana invita a darse un baño en la playa, pero a este gijonés que vive frente a la escalera 13 y pasó su adolescencia entre surferos no le tienta nada refrescarse entre las olas del Cantábrico: «En el Caribe seguramente me pasaría el día metido en el agua». Aquí, el frío le echa un poco para atrás: «Nunca me llamó la playa, aunque pasé la vida al lado de ella. Lo mío es la bici, el monte. Bueno, a veces también voy a Perlora», confiesa.

Lleva una camiseta de Perks And Mini y un cómodo pantalón de chándal. En Outsiders Division les gusta cuestionar el concepto de elegancia combinando el chándal con zapatos o el traje con deportivas. La irreverencia forma parte del ADN de estos 'chicos sensibles' (otra provocación verdadera, sin ironía) atraídos por el punk, el hip hop y el retro swing: filosofía de vivir y crear, además de banda sonora. ·Me identifico con el 'Do it yourself' (hazlo tú mismo) de Malcolm Maclaren: era lo que hacías de crío poniéndote una chaqueta de tu padre y una camiseta de tu hermano, buscar tu identidad creando·, explica este vocacional del diseño que se autoformó en ese campo tras estudiar Topografía en Mieres. «El sistema educativo no valora la creatividad. El resultado: fracasos y desperdicio del talento. Lo decía Punset: al niño que pinta en la pared no hay que reñirlo, sino darle rotuladores y animarlo a que pinte en un papel», reflexiona sobre su propia experiencia.

En el proyecto que el gijonés comparte con sus socios de Outsiders, a la inspiración urbana le añaden una personal apuesta por el uso del color y un gusto enriquecido por la diversidad de cada uno: «Álex viene del graffiti, David de las bellas artes y yo del diseño gráfico. Compartimos un background y referentes: Bernard Willhelm o Walter Van Beirendonck». detalla el creador gijonés. Sus caminos confluyeron diseñando en Inditex: «Aprendí mucho allí: los secretos de la industria, el valor de la inspiración y algo esencial: a saber decir no», relata Alberto para quien «no es bueno saber qué harás el resto de tu vida, yo intento escapar de eso», apunta. Sus diseños en la marca o los propios reflejan esa fructífera rebeldía y lo que puede dar de sí cuando te pilla trabajando. Algo le oímos antes, al hablar de la playa: «Si estás ahí tirado no haces más». Y lo retomamos ahora: «¿Vacaciones?», dice con una sonrisa: «Claro. Trabajador no significa tonto». Y habla de un viaje a Tokyo que irá después de Perlora y Praga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos