«Si un caravanista hace algo mal, se nos mete a todos en el mismo saco»

El descapotable de Antonio López es remolcado con su autocaravana. / FOTOGRAFÍAS: CAROLINA SANTOS
El descapotable de Antonio López es remolcado con su autocaravana. / FOTOGRAFÍAS: CAROLINA SANTOS

Los usuarios de autocaravanas reivindican su derecho a hacer turismo de «una manera diferente»

SENÉN MORÁNGIJÓN.

«No se puede ir en contra de la tendencia, el aumento del uso de autocaravanas cada vez es mayor. Y en el resto de Europa no se están tomando estas medidas». Juan Pérez, natural de Huelva, se pronuncia así sobre una de las cuestiones que cada verano genera tensiones entre quienes optan por ir 'con la casa a cuestas' y los representantes de las agrupaciones del sector empresarial turístico, que defienden que las autocaravanas tienen que estar en los campings. Y no en las áreas habilitadas por los ayuntamientos. Un grupo de hosteleros bajo la marca 'Fuerza del Norte', formado por asturianos (con Otea), gallegos, cántabros y vascos, expresaban su descontento este verano por lo que calificaron como «una presencia indiscriminada» de estos vehículos. Además de poner en duda la seguridad y calidad de las áreas adecuadas por los consistorios, incidían en que las autocaravanas han de pernoctar en los camping.

Planteamientos que no han sentado nada bien a los autocaravanistas. Al igual que Juan Pérez, el también onubense Antonio López, opina que la situación que viven quienes viajan en estos vehículos es «increíble» y se queja porque cree que los precios de los campings son «elevados». Este hombre de 67 años recalca que cuando tiene que ir a un camping, no utiliza sus servicios «porque tengo todo en mi autocaravana». Asimismo, propone «hacer lo que están haciendo en Portugal, un área de autocaravanas anexo al camping con precios más asequibles».

«Pensamos que esta polémica es como la de los perros, que cuando hay un dueño irresponsable se mete a todo el mundo en el mismo saco. Aquí cuando hay autocaravanistas que no se comportan como deben se generaliza y parece que todos hacemos lo mismo», indicó Aitziber Siles, una bilbaína que a sus 38 años cuenta que suele «hacer viajes de recorrido, con lo cual no estamos muchos días en el mismo sitio».

No es el modelo de turismo habitual. Y hay quien, además, lleva su moto o bicicletas para moverse en destino. Algunos van más allá, como Antonio López, que lleva un llamativo coche descapotable en el remolque de su medio de transporte. «Lo uso para moverme en los sitios a los que viajo, así no tengo que cambiar de sitio la autocaravana. Aquí en Gijón lo he usado para moverme los días en los que he estado. El cochecito es un espectáculo entre la gente, tiene mucho éxito», afirmó sobre su original vehículo verde. López tiene en su autocaravana «un loro y dos perros», que son sus compañeros a lo largo de los recorridos que hace con su transporte.

«Es la primera vez que dormimos en un estacionamiento de autocaravanas», contaba por su parte Carlos Martínez, coruñés de nacimiento que a sus 43 años acaba de debutar en este estilo de viajes. Además, reconoce que este modo de viaje «está yendo bien aunque hay que adaptarse mucho a los espacios». Martínez explica que suele optar por el sector del camping a la hora de irse de vacaciones porque «para los que tenemos niños es mucho más cómodo». «Dormimos en literas y a veces tenemos algún problema de espacio», indicó Louis Marliac, de Saintes (Francia).

Por su parte, Siles explicó su forma de preparar la autocaravana antes de realizar un viaje, al que siempre lleva a su perra 'Noa'. «Preparamos la furgoneta con la cocina, la nevera, un baño, una ducha y solemos dormir en áreas de autocaravanas o en campings», indicó. Esta vasca elogió a Gijón al considerar que tener una zona a la que poder llevar perros a la playa «está genial». En el apartado económico, uno de los puntos que más miran los viajeros a la hora de ponerse en carretera, reconoció que «no es tan barato, depende de qué tipo de viaje hagas. Si haces un trayecto muy largo hay que pagar peajes, gasolina y demás. Lo bueno es que este tipo de viajes te da una libertad que no la tienes si vas a un hotel».

Más información