Carmen Moriyón: «Es inadmisible que digan que Gijón es una cloaca»