Carmen Moriyón: «En el Pleno comparecerá el equipo de gobierno»

Carmen Moriyón, en su visita de ayer a la Fidma. / DAMIÁN ARIENZA

Esteban Aparicio ve «cero relevancia jurídico penal» a las conversaciones entre el jefe de Policía y uno de los implicados en la trama

A. COLLADO GIJÓN.

«Comparecerá el equipo de gobierno». Así se expresó ayer la alcaldesa, Carmen Moriyón, a su llegada al recinto ferial, sobre la petición de la oposición de que sea ella, en persona, quien dé explicaciones sobre el 'caso Enredadera' en el Pleno convocado para detallar la información disponible sobre si existen contratos con el Ayuntamiento de Gijón de empresas implicadas. Poco después, el concejal de Seguridad Ciudadana, Esteban Aparicio, aclaraba que en función del objetivo de la comparecencia será uno u otro el responsable municipal que intervenga. «Si quieren que se hable del Área de Seguridad Ciudadana, intervendré yo. Si quieren que se hable de contratos, tendrá que ser otra persona, Ana Braña...», añadió antes de afirmar que al margen de los deseos de los demás grupos, «las contestaciones las tendrá que dar la persona con más conocimiento sobre el tema».

Dicho esto, quiso insistir en que «aquí no hay nada» de lo que culpar al equipo de gobierno local y recordó que «en principio no se nos requirió ninguna documentación por la autoridad judicial y, de hecho, hasta el Tribunal Superior de Justicia matizó por qué aparecía Gijón» en los papeles. El hecho de que haya personas «que, además, no están imputadas aunque hayan sido objeto de investigación casual», puede en su opinión «tener mucho interés periodístico, pero desde el punto de vista jurídico penal, relevancia cero».

Así, atribuyó las conversaciones y la comida entre el jefe de la Policía Local, Alejandro Martínez Gallo, y el empresario Ángel Luis García 'El Patatero', hoy en prisión preventiva, a que el primero «estuvo en Astorga, es de esa zona y yo creo que se conocen de ahí». Considera, además, que el trato que hayan podido mantener no tiene «nada que ver» con el caso de corrupción y salió en defensa de Martínez Gallo: «No creo que pretendiera facilitar nada en absoluto, estoy completamente convencido». Prueba de ello, aclaró, es que «se valoró como todas las ofertas que se hicieron, pero no se adaptaban técnicamente a las necesidades de la Policía de Gijón», por lo que no se realizaron contratos.

Quitó además importancia a las llamadas y a la reunión, poniéndose como ejemplo. Hizo referencia a su «vida anterior» como abogado defensor y explicó que muchas personas y clientes «que podrían resultar poco correctos» tienen su teléfono, sin que esto evidencie acción delictiva alguna.

 

Fotos

Vídeos