La madre de Germán: «Estoy viendo que no van a pagar nada. Estamos asqueados con lo que está pasando»

Yolanda Fernández, junto a su hijo Germán, cuando se cumplía un año de la agresión. / JORGE PETEIRO

Yolanda Fernández, madre de Germán, afirma estar «indignada» con la puesta en libertad de los presuntos agresores

P. SUÁREZGIJÓN.

«Algunos no cumplieron todavía los dos años en prisión y ya están fuera. Aún así no es cuestión de tiempo. La condena de mi hijo es para toda la vida». Yolanda Fernández, madre de Germán Fernández, asegura estar «indignada» con la decisión del juez de poner en libertad a los presuntos agresores, obligado por la normativa que estipula en dos años el plazo máximo para la prisión preventiva. «Entiendo que la ley lo marca así, pero eso no quiere decir que sea justo. Si esos son los tiempos, lo que debe hacer la Justicia es agilizarse y acortar los plazos para que no pasen cosas como esta», señala una madre que afronta este nuevo varapalo «cansada».

«Estoy viendo que al final no van a pagar nada. Estamos asqueados con todo lo que está pasando. Da igual lo que pase luego. A esta familia la vida ya se la jodieron», asegura. Fernández se enteró de la puesta en libertad de los cuatro presuntos agresores a través de los medios de comunicación. Ni ella ni su abogado recibieron aviso alguno. Un detalle que no ayuda a que la madre de Germán vea más cerca un desenlace lo más justo posible. «Mi hijo no está así porque quiso», insiste constantemente.

A la desazón por la medida dictada por el juzgado se une la batalla que ha comenzado la familia de Germán por conseguir una ayuda amparada en la Ley de Dependencia. «Diecisiete meses después de solicitarla no hemos recibido ni un euro», se queja Fernández, quien considera esta prestación clave a la hora de ingresar a su hijo en un centro de día para que reciba los cuidados que precisa. «La rehabilitación que está haciendo es pagada por nosotros porque todavía seguimos esperando que nos concedan la ayuda», asegura quien dedica las 24 horas del día a cuidar de su hijo, que ya ha cumplido los 26 años.

Más información

«Gran dependiente»

El equipo forense que ha evaluado el estado de Germán Fernández, por su parte, consideró que las lesiones sufridas a consecuencia de la agresión lo han convertido en un «gran dependiente».

Según el informe facilitado al juzgado, el joven no puede llevar una vida autónoma y necesita ayuda constante para sus funciones básicas.

Con este informe finalizaba la fase de instrucción, que mantiene a ocho jóvenes como investigados por lo ocurrido.