«Celebrar el Tsunami en el patio de la Laboral es una aberración»

Vista del patio desde la cúpula de la iglesia. / A. PIÑA
Vista del patio desde la cúpula de la iglesia. / A. PIÑA

Antiguos alumnos alertan de humedades, critican que «un 30% del complejo esté sin uso» y reclaman el grado de deportes y la residencia

MARLA NIETOGIJÓN.

«Los gijoneses aún no son conscientes de la joya arquitectónica que tienen». El presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad Laboral, Jesús Merino, critica en el último número de la revista 'La Torre' el estado del edificio de Luis Moya y algunos usos, a su juicio, indebidos. Desde su punto de vista, hay varias cosas que mejorar. Por un lado, dijo, «nos preocupan las filtraciones de humedad en la cúpula de la iglesia. Son muchas las manchas blancas de cal que abundan en ella y desconocemos qué erosión puede ocasionarle. Consideramos que es necesario restaurarla, pues podría ser un peligro, ya que con el tiempo empezarán a caer trozos, en caso de no cuidarse», abundó a EL COMERCIO.

También aludió a la zona que denominan coloquialmente 'dormitorios corridos', que «se podrían aprovechar para construir la tan demandada residencia de estudiantes o para construir el centro de Grado Superior de Deportes. Es una pena que alrededor de un 30% del espacio de la Laboral se encuentre desocupado», lamentó.

Respecto al festival Tsunami, dijo que le parece «una aberración ya que se profana un patio central que es una maravilla. La gente, bajo efectos de sustancias, orina en las columnas y es habitual encontrar vomitonas y demás. Desde la Asociación vemos oportuno celebrarlo en otro lugar más adecuado para un festejo de ese calibre».