Chile se inspira en la industria agroalimentaria asturiana

La delegación chilena durante la charla impartida por Ramón Juste en el Serida. / ARNALDO GARCÍA
La delegación chilena durante la charla impartida por Ramón Juste en el Serida. / ARNALDO GARCÍA

El Serida fue uno de los centros que visitó la delegación chilena en su ronda por la región en la que también conocieron Asincar y un llagar

JOSÉ LUIS RUIZGIJÓN.

A pesar de que el sector agroalimentario está muy desarrollado en el país andino a nivel de grandes negocios, las pequeñas y medianas empresas tienen muchas dificultades para la innovación. «Hoy en día para ellas no es una prioridad, las preocupaciones las tienen puestas en otras cosas, no en hacer algo diferente o entrar en nuevos mercados. Por lo tanto nosotros tenemos la responsabilidad de intentar aumentar su capacidad de innovación», explicó Dominique Chaveau, jefa de unidad de Desarrollo Estratégico de la Fundación para la Innovación Agraria de Chile (FIA).

En su visita a las instalaciones del Serida, la delegación chilena pudo conocer el funcionamiento general del servicio, el laboratorio de anatomía patológica y el laboratorio de genética donde se seleccionan los mejores ejemplares. «Nosotros les ofrecemos la posibilidad de conocer un ejemplo de un centro de investigación en el que también nos centramos especialmente en la innovación para que lo conozcan», dijo Ramón Juste, director gerente del Serida. El objetivo es establecer contactos para crear una red de trabajo que les permita compartir experiencias. La delegación chilena visitó Asturias en el marco del proyecto europeo Collsupport SMEs liderado por el Instituto de Desarrollo Económico del Principado (Idepa), y en el que también participa la región francesa del valle del Loira. Después de pasar unos días en Francia, los representantes del Ministerio de Agricultura Chileno vinieron a nuestra región donde pudieron conocer el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida), la asociación de Industrias Cárnicas (Asincar), el llagar de Sidra Castañón, el Instituto de Productos Lácteos (IPLA) y la empresa de quesos Los Caserinos.

El recorrido forma parte del programa europeo que financia proyectos de investigación e innovación, Horizonte 2020 y pretende compartir experiencias en buenas prácticas dentro del sector agroalimentario. La FIA se dedica a dar apoyo y financiación a todo tipo de entidades, empresas, centros tecnológicos y universidades en Chile. La fundación chilena se encuentra actualmente en un proceso de cambio y en su país se cuestiona si las ayudas que otorgan se reparten más entre universidades y centros tecnológicos en detrimento de las pequeñas empresas. «Por eso quieren ver cómo está funcionando aquí y en Francia para reorientar sus objetivos y ser más eficaces», explicó Jaime Fernández, responsable del área de Competitividad e Innovación del Idepa.