El cielo de Gijón nubla la gran Noche de los Fuegos