Un ciudadano marroquí afronta siete años de cárcel por vender hachís y cocaína

O. S. GIJÓN.

La fiscalía solicita una condena de siete años y un día de prisión, así como el pago de una multa de 50.000 euros, para un acusado de vender hachís y cocaína en un bar de la calle de La Mancha. El juicio tendrá lugar hoy en la Sección Octava de la Audiencia Provincial. Además de la pena de cárcel, piden que el procesado, de origen marroquí, sea expulsado de España «dada la gravedad de los hechos». Está acusado de pertenecer a un grupo criminal formado por otras catorce personas que son objeto de otro procedimiento judicial paralelo.

Presuntamente, utilizaban varios establecimientos hosteleros para vender las sustancias estupefacientes. «El procesado se encargaba directamente de la venta de la droga y además utilizaba tanto su domicilio como su vehículos para ocultar la droga», señala la fiscalía. La Policía Nacional se incautó en la operación de hachís por importe en el mercado ilícito de 23.502 euros y de cocaína por valor de 7.175 euros.

Temas

Gijón