Le clava un cuchillo en el brazo a un joven que hablaba con su novia en un bar

Intervención de la Policía Local en el 'after' de la calle Saavedra el domingo pasado. / P. UCHA
Intervención de la Policía Local en el 'after' de la calle Saavedra el domingo pasado. / P. UCHA

Los hechos ocurrieron a las tres y media de la tarde del día de Navidad en el establecimiento de la calle La Mancha en el que trabajaba la chica

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Acudió al bar en el que trabajaba su novia y, presa de los celos, le clavó un cuchillo a un joven que se encontraba en el establecimiento hostelero y que, según la versión del agresor, estaba intentando que la chica se fijase en él. Ocurrió poco después de las tres de la tarde del día de Navidad en un bar de la calle La Mancha, en el barrio de Pumarín. A esa hora entró una llamada en la centralita del 092 en la que se avisaba de una trifulca en el local hostelero.

De inmediato se personaron en el lugar dos agentes de la Policía Local. Una vez allí «comprobaron que un individuo le había clavado un cuchillo en el brazo izquierdo a otro joven. El motivo de la discusión, al parecer, vino motivado por una mujer que trabajaba en el bar y es pareja del agresor», explicaron desde el área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento.

El presunto atacante quedó detenido y fue trasladado a la Comisaría de la Policía Nacional a la espera de pasar a disposición del juzgado que se encontraba en funciones de guardia. Según la versión de la víctima, el individuo cogió un cuchillo del local porque le molestaba que estuviese hablando con ella y se lo clavó. Precisó de asistencia en un centro sanitario.

Gran expectación

El violento episodio provocó una importante expectación ciudadana en una calle con numerosos establecimientos hosteleros y en los que en esos momentos los clientes disfrutaban del aperitivo de Navidad.

La madrugada del sábado, sobre las 4.30 horas, una patrulla de la Policía Local de servicio en la calle de Rodríguez San Pedro fue requerida por una chica que aseguraba que le acababan de robar en un local de copas el teléfono móvil que tenía dentro de su bolso personal. Cuando utilizó la aplicación de seguridad para hacer sonar el dispositivo, una amiga vio cómo el teléfono caía al suelo «a la altura de los pies del único joven que en ese momento se encontraba fuera en la calle».

Los agentes procedieron entonces a la detención del supuesto autor de la sustracción. Se trata de un hombre de 33 años y vecino de Gijón. Supuestamente, había aprovechado un descuido de la víctima para arrebatarle el telédfono móvil que, al parecer, tenía previsto vender.