Un coche vuelca y se empotra contra una farola en la carretera de Ceares

El vehículo accidentado ayer por la tarde en la carretera de Ceares. /  CAROLINA SANTOS
El vehículo accidentado ayer por la tarde en la carretera de Ceares. / CAROLINA SANTOS

La conductora, que perdió el control en la rotonda junto al colegio de Los Pericones, resultó ilesa y salió por su propio pie

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

Nuevo accidente y nuevo vehículo volcado en el casco urbano. La conductora de un turismo salió ayer ilesa de un aparatoso accidente que tuvo lugar en Ceares poco después de las cinco de la tarde.

El coche circulaba por la carretera de Ceares en dirección a la rotonda de El Llano cuando al abandonar la glorieta del nudo de Los Pericones la conductora perdió el trazado de la calzada, invadió la acera y el coche acabó empotrado contra una farola. La conductora, única ocupante, pudo salir por su propio pie y, según explicaron fuentes del área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, no resultó herida. El vehículo, sin embargo, sufrió importantes daños materiales y quedó detenido sobre la parte lateral derecha. Fue necesaria la utilización de una grúa para conseguir estabilizarlo y retirarlo de la vía pública.

Hasta el lugar se trasladaron agentes de la Policía Local para regular el tráfico en la zona -quedó cortada la circulación en un carril- y levantar atestado del accidente. Según explicó la conductora, perdió el control del vehículo en la rotonda y el coche se salió de la calzada hasta dar una vuelta de campana y quedar parado por la farola.

Se da la circunstancia de que el sábado un vehículo sufrió un accidente de similares características en el barrio de Nuevo Roces. En esa ocasión, el conductor, de 39 años, dio positivo en el test de alcoholemia. El siniestro ocurrió en la calle de Benito Otero poco después de las 11 de la mañana. El hombre realizó una brusca maniobra, se desvió del carril y acabó chocando con dos turismos que estaban aparcados en la calle. Como consecuencia del golpe, el vehículo salió disparado y quedó parcialmente volcado sobre el asfalto. No hubo que lamentar daños personales, aunque sí importantes desperfectos.

Hace cinco días un taxista protagonizó otro grave siniestro al colisionar su vehículo profesional contra dos coches estacionados en la avenida de Pablo Iglesias. El taxi quedó apoyado sobre esos turismos, levantado más de medio metro del suelo. El conductor dio positivo en cocaína y hachís. Explicó a los policías que se había despistado al mirar una tablet.