Condenado el dueño de un gimnasio avilesino por venta de anabolizantes

Tres de los acusados, ayer, en el juzgado de Lo Penal 2. /  A. FLÓREZ
Tres de los acusados, ayer, en el juzgado de Lo Penal 2. / A. FLÓREZ

J. M. S. acepta un año de cárcel por comprar sustancias en Inglaterra y distribuirlas entre sus clientes, mientras tres de ellos reciben penas de seis meses

O. SUÁREZ GIJÓN.

Reconoció haber traficado con anabolizantes y aceptó una pena de prisión por un delito contra la salud pública. El propietario de un gimnasio de Avilés, J. M. S., fue ayer condenado a un año de cárcel y al pago de una multa de 630 euros. La Fiscalía solicitaba para él una condena de dos años y nueve meses de cárcel por distribuir anabolizantes entre deportistas amateur y profesionales para, supuestamente, mejorar su rendimiento.

Junto a él se sentaron en el banquillo de los acusados en el juzgado de Lo Penal número 2 de Gijón otros tres procesados: L. G. S., S. G. M., y G. S. C. Aceptaron condenas individuales de seis meses de cárcel, así como el pago de multas por el mismo importe de 630 euros. El juez decretó para todos ellos la suspensión del ingreso en el centro penitenciario y declaró firme la resolución judicial al anunciar los cuatro procesados su intención de no recurrirla.

Valiéndose de su trabajo como entrenador y como gerente de una tienda de nutrición, J. M. S., suministraba sin prescripción médica medicamentos anabolizantes no comercializados legalmente en el mercado español y adquiridos en Inglaterra.

Las intervenciones policiales tuvieron lugar el 7 de septiembre de 2016 en Gijón, Piedras Blancas y Avilés. Los productos decomisados durante los registros domiciliarios son considerados medicamentos y su empleo en competiciones deportivas está prohibido, según el Consejo Superior de Deportes.

Las investigaciones determinaron que llevaban operando desde hacía meses.