Un conductor de taxi drogado y sin licencia choca en Gijón

Estado en el que quedó el taxi accidentado, montado sobre otro vehículo, en Pablo Iglesias. / E. C.
Estado en el que quedó el taxi accidentado, montado sobre otro vehículo, en Pablo Iglesias. / E. C.

El conductor, que dio positivo en cocaína y hachís, manifestó a la Policía Local que se despistó «por ir mirando una tablet»

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

La Policía Local detuvo la madrugada del miércoles a un taxista que colisionó con su vehículo contra dos coches en la avenida de Pablo Iglesias. Dio positivo en hachís y cocaína y él mismo explicó a los agentes que conducía mirando una tablet y que se había despistado. No solo dio positivo en drogas, además, «carecía de licencia municipal para conducir un taxi», según explicaron desde el área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento.

El siniestro ocurrió sobre las dos de la madrugada. El taxi, en el que circulaba solo y sin pasajeros, acabó parcialmente montado encima de uno de los turismos. Los agentes de una patrulla de la Policía Local que transitaban por la zona intervinieron con el conductor y durante el cacheo preventivo que le practicaron pudieron comprobar que «portaba una bolsa de suspuesta cocaína y seis trozos de hachís».

A continuación, fue sometido a las pruebas de alcohol y drogas. Dio positivo en las dos mismas sustancias: hachís y cocaína. El vehículo -con el que trabajaba como asalariado- quedó inmovilizado y fue trasladado por la grúa al depósito municipal. «Se cursaron las denuncias por conducir con presencia de drogas en el organismo, por no mantener la atención en la conducción, por tenencia de drogas y por carecer de permiso municipal de conductor de auto taxi», apuntó la Policía Local.

Al parecer, se trata de un joven unos 30 años que llevaba tan solo dos semanas trabajando para el dueño del taxi. Anteriormente, había desarrollado labores de conductor para otros dos taxistas. «Llevaba solo dos semanas trabajando para mí y ya lo iba a despedir porque no me gustaba cómo trabajaba, pero ni por asomo podía suponer que iba drogado, eso no lo hubiese consentido jamás», dijo a EL COMERCIO el dueño del vehículo siniestrado.

Investigación judicial

El juzgado de instrucción que se encontraba realizando las funciones de guardia abrió ayer un procedimiento por la vía penal por el accidente. El conductor del taxi será llamado a declarar en calidad de investigado por los hechos que se le imputan.

Si bien la Policía Local afirmó que el arrestado no contaba con la licencia municipal obligatoria para trabajar como conductor de un taxi, el dueño del vehículo manifiesta que «tenía los papales en regla, no necesita licencia, la licencia de taxi es mía y yo contrato a los profesionales». Este extremo será dirimido en el juzgado.

Temas

Gijón, Taxi