Constructoras y particulares ya han presentado nueve recursos contra el PGO

La Bidasotarra prevé construir en el solar de la estación. / DANIEL MORA
La Bidasotarra prevé construir en el solar de la estación. / DANIEL MORA

El plazo para formular alegaciones terminó a mediados de abril, pero el BOPA sigue publicando las recibidas por el TSJA

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El pasado 15 de abril terminó el plazo de dos meses que los interesados tenían para presentar recursos contra el nuevo Plan General de Ordenación (PGO). El edicto de aprobación definitiva del documento se publicó en el Boletín Oficial del Principado el día 14 de febrero y desde entonces se registró un goteo de recursos ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA). De momento, se han hecho públicos nueve de estos recursos presentados por constructoras y particulares. En concreto, se trata de tres de la entidad Apartamentos El Bibio, mientras que el resto pertenecen a particulares y las firmas Promociones Coto de los Ferranes, Construcciones Fercavia, Imasa Ingeniería y Proyectos, y La Bidasotarra.

En el aire está todavía la impugnación anunciada por los vecinos de la Ería del Piles, que entienden que el nuevo PGO mantiene para la zona un plan urbanístico similar al que fue anulado en su momento por el TSJA y que prevé la construcción de un gran centro comercial y de ocio frente a sus viviendas. Eso sí, hay que tener en cuenta que los últimos recursos hechos públicos ayer habían sido presentados hace más de un mes, por lo que todavía pueden aparecer algunos más.

No obstante, no se prevé que estos recursos supongan un gran perjuicio para el normal desarrollo del PGO porque, por lo general, se trata de cuestiones urbanísticas puntuales que solo suelen afectar a los interesados y a parcelas muy concretas. Baste señalar que la mayoría fueron presentadas por empresas constructoras que tienen previstas actuaciones en el municipio. Sin ir más lejos, una de ellas es La Bidasotarra, que tiene prevista la construcción de un edificio de viviendas en el solar que actualmente ocupa la estación de ALSA. Es más, el nuevo PGO elevó de 52 a 83 las viviendas construibles en este solar, del que La Bidasotarra (sociedad vinculada al Grupo ALSA) es formalmente la propietaria y lleva desde 2012 intentando tramitar su estudio de detalle.

Lo cierto es que la aprobación del nuevo planeamiento en la sesión plenaria del pasado 30 de enero dotó de seguridad jurídica a un sector que había estado prácticamente paralizado en el municipio debido a la anulación del anterior plan. Una gran parte de las licencias que se habían concedido en los últimos años habían sido para rehabilitaciones, mientras que muy pocas se destinaron a nuevas construcciones. Desde que entrara en vigor el nuevo PGO, el sector se relanzó, ya que había desarrollos urbanísticos a los que les quedaban por superar los últimos flecos, como eran los casos del Alto Pumarín, la calle Lealtad o una promoción de viviendas unifamiliares en Cabueñes.

La agilización inicial de la tramitación de las licencias se vio interrumpida de golpe hace unas semanas. Tal y como publicó EL COMERCIO el pasado 6 de mayo, los promotores se encontraron con un cambio en la normativa que les obliga a solicitar más documentación. En este caso se debe a la ampliación de las servidumbres aeronáuticas del aeropuerto de Asturias y que incluyen a prácticamente todo el concejo de Gijón. Cualquier nueva construcción que se quiera acometer debe solicitar el correspondiente certificado a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. El problema es que tarda en tramitarla entre tres y seis meses, con lo que se dilatan los plazos previstos por los constructores locales.

Temas

Gijón