Contrueces acaba con cinco años de parón en las escuelas infantiles

Contrueces acaba con cinco años de parón en las escuelas infantiles

Desde 2013 Gijón no ha sumado ni una sola plaza municipal para los niños de 0 a 3 años pese a las más de 200 familias en lista de espera

OLGA ESTEBAN GIJÓN.

Gijón presume de tener la red de escuelas infantiles públicas más grande de Asturias. Pese a las permanentes diferencias en la gestión y financiación con el Principado, siempre ha cedido terrenos sin problemas y durante mucho tiempo se inauguró un centro por año. O incluso más. Desde 2003 hasta 2013 en Gijón se pusieron en servicio doce escuelas. Trece, en realidad, aunque una, la de Monteana, cerró sus puertas poco después por falta de demanda en la zona. Todo hacía indicar que la red seguiría creciendo al mismo ritmo: había demanda y lugares elegidos para los nuevos edificios. Pero todo se quedó en intención. Hace ahora cinco años que abrió sus puertas la esperada escuela de Nuevo Roces (proyecto 'heredado' del anterior equipo de gobierno, del PSOE) y, con eso, el plan para seguir extendiendo la atención en la primera etapa de Infantil quedó paralizado. Cinco años en los que la ciudad no ha sumado ni una sola plaza pública más para los bebés y los niños de 0 a 3 años. Pese a que hay demanda.

Ahora, al menos sobre el papel, la de Contrueces reactivará la red. Será la primera que ponga en marcha Foro. Era uno de los proyectos anunciados hace años. La nueva escuela está sobre la mesa desde 2016, pero no ha sido hasta hace unos pocos días cuando se ha adjudicado el proyecto de construcción. Cuestiones administrativas, defiende el equipo de gobierno, han retrasado todo el proceso. Finalmente, las obras arrancarán «el 3 de enero», según mantiene la concejala de Educación, Montserrat López. El compromiso es que abra sus puertas en el curso 2019-2020.

La edil tendrá que dar explicaciones esta misma semana sobre el asunto, ya que el grupo municipal de Izquierda Unida ha criticado los retrasos y ha puesto en duda que la escuela llegue a tiempo para abrir el próximo curso. La edil Ana Castaño incluso llevó este asunto a la Comisión de Educación. Castaño también planteó algunas dudas sobre la baja económica con la que ha sido adjudicado el proyecto, de casi 800.000 euros, cuestión que podría tener posibles consecuencias para el desarrollo de la obra, asegura. Sea como fuere, y tras más de dos años detrás del proyecto, arrancarán los trabajos en el solar entre las calles Río Sella e Irene Fernández Perera, contará con seis unidades y 78 plazas.

Peor están las cosas en la que iba a ser la escuela infantil número trece y que, además, se convertiría en algo así como la 'joya de la corona' de la red, por ubicación y por atender la demanda de toda la zona centro de Gijón. La escuela de Cabrales sigue en el limbo. Fue nada menos que en el año 2007 cuando se habló por primera vez de que el colegio podía acoger una escuela del primer ciclo de Infantil. Lanzó la propuesta el sindicato Suatea, aunque en aquel momento parecía complicado porque el Cabrales (ya estaba aprobada la fusión con el Jovellanos) iba a ser, en teoría, nueva sede del Ateneo Jovellanos.

Hubo que esperar algunos años. En 2013 parecía que se daba un paso firme: el equipo de gobierno de Foro anunciaba que en 2014 el Cabrales estaría ya convertido en la nueva escuela municipal Eusebio Miranda. Cinco años han pasado. Hubo 300.000 euros reservados en el presupuesto de 2014. 100.000 en el de 2015. Después se aumentó a 600.000. Y aquel acuerdo entre el Ayuntamiento, con la alcaldesa Carmen Moriyón al frente, y los herederos del benefactor praviano, aún no se ha materializado. Ni lo va a hacer a corto plazo. En julio de 2014, Moriyón pidió al Principado informe favorable para aquella 'reconversión' y para la apertura de seis unidades. La autorización llegó a finales de aquel mismo año. Pero poco después, la sorpresa: el Principado incluyó el Cabrales en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, lo que cercenaba las posibilidades de la reforma.

De hecho, antes de aquel anuncio, el PSOE había mostrado muchas dudas sobre la conveniencia de la elección del Cabrales. Los socialistas han apostado en alguna ocasión por el solar de Peritos. La batalla política estaba servida. La propuesta que había elaborado el Ayuntamiento fue rechazado, porque suponía una reforma integral del inmueble, algo que ya no estaba permitido. Hubo que redactar un nuevo proyecto. Incluso llegó a haber una reunión entre la alcaldesa y la concejala de Educación con el consejero, Genaro Alonso.

Y mientras la oposición acusa al equipo de gobierno de no haber hecho nada por la red de escuelas infantiles en sus mandatos, Foro asegura que el tema del Cabrales sigue en manos del Principado, que aún debe dar el «visto bueno de la comisión del Catálogo y del Consejo de Patrimonio. A partir de ese momento, podremos aprobar el proyecto y licitar las obras», defiende López.

En el medio, las más de 200 familias que están en lista de espera para conseguir una plaza en los centros públicos de 0 a 3 años. Las 471 plazas que ofrecen Atalía, Escolinos, La Serena, Los Pegoyinos, Los Playinos, Los Raitanes, Montevil, Nuevo Gijón, Nuevo Roces, Tremañes, Vega La Camocha y Viesques no son suficientes. Al menos en cuestiones laborales sí se ha avanzado. Las educadoras consiguieron su plena integración en el convenio municipal, lo que mejoró sus condiciones. A eso se suma que en este curso se ha aumentado el número de jornadas a tiempo completo y 13 técnicas han mejorado su situación.

Temas

Gijón