El PP critica que el gobierno local «hurte la posibilidad de bajar la plusvalía y el IAE»

Fernández-Ahúja. / J. PETEIRO
Fernández-Ahúja. / J. PETEIRO

Reprocha al PSOE que no permita enmendar todas las ordenanzas fiscales pese a que en 2016 «decía que rozaba la ilegalidad»

I. VILLARGIJÓN.

Cerrado el plazo de presentación de enmiendas a las ordenanzas fiscales, la concejala Ángeles Fernández-Ahúja, del PP, lamentó ayer que PSOE e IU «hayan hurtado a los gijoneses la posibilidad de bajar dos impuestos fundamentales como son el de la plusvalía y el de actividades económicas (IAE)». La edil recordó que, de acuerdo al reglamento vigente, los grupos de la oposición solo pueden presentar enmiendas referentes a aquellos tributos para los que la junta de gobierno haya propuesto cambios con respecto al año en curso. Pero añadió que en 2016 el Pleno aprobó con el apoyo de socialistas e IU una iniciativa de su partido en la que se instaba al entonces gobierno de Foro a abrir al debate todas las ordenanzas fiscales, para que cualquier grupo pudiera plantear cambios en todos los impuestos, tasas y precios públicos. «El portavoz del PSOE incluso amenazó con 'acciones legales' si no se hacía», apuntó, poniendo en contraste esa postura con la que mantiene ahora ese grupo desde el gobierno. «Lo que les parecía mal y rozaba la ilegalidad, ahora lo ven correcto», criticó.

Fernández-Ahúja apuntó que al margen de las 24 enmiendas presentadas a impuestos como el IBI -eliminación del tipo diferenciado, bonificaciones del 25% al 90% a familias numerosas y del 95% a nuevos comercios y posibilidad de pago en seis meses con un descuento del 6%- y el de construcciones -reducción del tipo del 4% al 3% y bonificaciones para nuevos comercios y obras en edificios protegidos-, su grupo pretendía impulsar rebajas en la plusvalía y el IAE. «Le pusimos sobre la mesa esa intención a la concejala de Hacienda, pero no hizo caso y no permitirá ni debatir esas medidas», afirmó.

En concreto, el PP quería reducir un 95% la plusvalía en caso de herencia de la vivienda habitual del difunto, con independencia de su valor catastral y suprimiendo además la prohibición de venta del bien durante dos años que rige para las bonificaciones vigentes. Para ese descuento no sería necesario estar empadronado en esa vivienda, e incluso sería posible cuando el fallecido hubiera residido en un centro para la tercera edad. Pretendía también lograr una bonificación del 20% para la herencia de una segunda vivienda del difunto, cuando su valor catastral sea inferior a 150.000 euros. En cuanto al IAE, los populares querían proponer bonificaciones del 50% a nuevas empresas (durante 5 años) y a las que aumenten sus trabajadores fijos y del 75% a comercios, restaurantes y hoteles afectados por obras que duren más de medio año y a los locales que tengan que cerrar más de tres meses por obras consecuencia de causa mayor, catástrofe natural o ampliación.

Ciudadanos también ha anunciado que pedirá que la próxima modificación del reglamento municipal contemple la posibilidad de enmendar cualquier ordenanza fiscal.