Los cuatro acusados de la agresión a Germán, citados de nuevo ante la jueza

Germán Fernández en 2018, cuando se cumplió un año de la agresión. /PALOMA UCHA
Germán Fernández en 2018, cuando se cumplió un año de la agresión. / PALOMA UCHA

Los procesados por el ataque al camarero en Fomento, en julio de 2017, están llamados a la declaración indagatoria antes del juicio oral

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

Los cuatro acusados de la agresión a Germán Fernández, cometida en julio de 2017 en la calle Felipe Menéndez, están citados de nuevo mañana ante la jueza que instruye en caso. Se trata de un trámite formal, la declaración indagatoria, dentro del procedimiento de sumario, que se celebra antes de que se decrete la apertura del juicio oral.

Se trata de Imad A. (de 20 años y natural de Marruecos); Yeray V. (de 21 y vecino de Gijón); Jorge A. (de 21 y vecino de Gijón) y Rubén A. (de 19 y residente en El Entrego). Los cuatro se encuentran en libertad con cargos a la espera de la celebración de la vista oral. Abandonaron el centro penitenciario de Asturias a principios de mes de julio, a punto de cumplirse el periodo máximo de dos años de estancia en prisión.

Fue también durante ese mes cuando la fiscalía retiró la acusación que mantenía contra los otro cuatro procesados, que estaban en libertad con cargos pero sobre los que pesaba una acusación de lesiones.

La acusación recurre la decisión de la fiscalía de retirar los cargos a otros cuatro jóvenes

El abogado que representa a la familia de la víctima ha recurrido la decisión del ministerio público y solicita que los cuatro jóvenes sean de nuevo imputados por, al menos, el delito de omisión de socorro. El recurso está aún pendiente de resolver.

En el transcurso de la fase de instrucción, el procesado Rubén A. se autoinculpó ante el juez como autor del puñetazo que hizo a la víctima caer al suelo y golpearse fuertemente en la cabeza. Pese a que desde el momento de su detención, unos quince días después de lo ocurrido, éste ya era a ojos de los investigadores uno de los principales sospechosos, en su primera declaración ante el juez negó tajantemente su participación.

Graves secuelas

Germán Fernández, de 25 años y camarero de profesión, padece graves lesiones neurológicas como consecuencia del ataque que sufrió la madrugada del 13 de julio de 2017 cuando había salido de copas por Fomento con varios compañeros de trabajo.

Estuvo más de un mes en coma en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y pese a que superó los momentos más delicados, a día de hoy tiene mermadas las funciones vitales básicas y no puede desarrollar una vida autónoma. El juicio por el caso que conmocionó a toda la ciudadanía está previsto que se celebre a principios del año que viene, aunque todavía no tiene una fecha fijada.