'Cubesats' de altos vuelos

Guillermo Álvarez prepara el ordenador portátil desde el que se pudieron ver las grabaciones de la prueba. / JOAQUÍN PAÑEDA

Más de 40 estudiantes participaron en el campus espacial | Alumnos de bachillerato y la ESO probaron sus prototipos, un pequeño cubo con cámara y GPS, que debía volar ayudado por un globo de helio

GUILLERMO TELLADO GIJÓN.

Tras varios días de trabajo, los prototipos 'cubesats', similares a los que lanza la NASA, ya estaban preparados para la última prueba del campus de exploración espacial 'SensorSat' organizado por la el área de Teoría de la señal y comunicaciones de la Universidad de Oviedo, que era lanzar los dispositivos al aire atados a un globo de helio.

Esta actividad, que concluyó ayer y que se inició el lunes 9, contó con la participación de cuarenta y cuatro alumnos de cuarto de la ESO y bachillerato de toda Asturias. De estos, diez cursan sus estudios en cinco centros educativos de Gijón (IES Laboral, Jovellanos, Piles y Calderón de Barca, y la Asunción). Esta fue la primera edición y «la participación ha sido mayor de la esperada», señaló Germán León, coordinador de la actividad. En la primera semana participaron siete grupos y en la segunda cuatro.

Durante los días previos, los alumnos construyeron once cubos de diez centímetros de alto fabricados por los propios alumnos. Llevaban incorporados una cámara y un dispositivo GPS- y una señal 'wifi' para conectar el dispositivo con un ordenador portátil controlado por Guillermo Álvarez, ingeniero de telecomunicaciones, quien grababa la prueba que se emitió en directo. Solo faltaba salir a la explanada de la Escuela Naval de Gijón para asistir la fase más esperada, «echar a volar los prototipos», con la ayuda de Leticia Alonso, ingeniera de telecomunicación.

La altura a la que podían llegar estos dispositivos era de más de 100 metros, pero el gran inconveniente fue el viento, sobre todo porque provocó problemas de conexión en alguno de los aparatos. «La semana pasada falló la de uno de los que teníamos», sin embargo, esta última semana fue más favorable. «Han funcionado a pesar de que el viento ha dificultado que volarán más alto y duraran más tiempo en el aire». Aún así, el objetivo principal de este evento no era solo poder realizar esta prueba final, sino que «lo importante es que han demostrado tener grandes capacidades durante estas dos semanas», declara León.

Elisa Cañedo, que ha terminado cuarto de la ESO en el IES Emilio Alarcos, se mostró muy contenta con el resultado. «Es la parte del campus que más me ha gustado», reconoció. «No tenía experiencia, pero al final he aprendido mucho».

Al final de cada prueba, los alumnos recibieron una copia de la grabación y se hicieron una foto para enmarcar el primer paso para una aventura científica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos