«Los daños estructurales de El Molinón se deben a la mala elección de los materiales»

Puerta número 3, ya pintada, dentro de la campaña de mantenimiento iniciada por el club rojiblanco. / DAMIÁN ARIENZA
Puerta número 3, ya pintada, dentro de la campaña de mantenimiento iniciada por el club rojiblanco. / DAMIÁN ARIENZA

El Sporting remitió ayer un informe técnico al Ayuntamiento en el que detalla las deficiencias que sufre el estadio

GUILLERMO MAESEGIJÓN.

Uno de los asuntos que más tensiones ha generado en la relación entre el Ayuntamiento y el Sporting en los últimos meses ha sido el reparto de los gastos de mantenimiento y obras de El Molinón.

El estadio municipal, que el Consistorio cede gratuitamente al club, fue reformado en 2012 y desde entonces las actuaciones para arreglar imperfecciones de obra han sido numerosas. Los desperfectos más llamativos son la suciedad de la fachada -en teoría construida con material autolavable- y el desgaste de las puertas de acceso.

Después de varios tiras y afloja, con el anterior equipo de gobierno, el Sporting ha asumido ahora que tiene que correr con los gastos de esa limpieza, algo que ya defendió la alcaldesa, Ana González, el pasado 7 de agosto en el recinto ferial Luis Adaro. Tras meses de discrepancias sobre las obligaciones de conservación de las instalaciones del estadio, el club rojiblanco ya ha comenzado a pintar las puertas de acceso para adecentarlas antes del inicio liguero en Gijón el próximo 25 de agosto frente al Rayo Vallecano. A los fallos de limpieza se le sumarían fisuras en las cubiertas y problemas de corrosión «consecuencia del ambiente marino», algo que requerirá arreglos estructurales. Esto último, aclaró a El COMERCIO el concejal José Ramón Tuero, «que no le corresponde al Sporting».

Más información

Tras la primera reunión entre ambas entidades la semana pasada, el equipo de gobierno solicitó al club rojiblanco un informe detallado y a la mayor brevedad sobre el estado de las instalaciones de titularidad municipal y ayer el club rojiblanco se lo remitió.

Tras echarle nada más recibirlo un primer vistazo, Tuero asegura que «ha habido materiales de obra que no han sido los adecuados y por ello han surgido algunos desperfectos». El concejal de Deportes sostiene que hay entendimiento entre el Sporting y el Ayuntamiento y añade a la ecuación a la empresa concesionaria. Debemos poner «negro sobre blanco» y así dirimir quién tiene que hacerse cargo de las tareas que no sean exclusivamente de limpieza. «Existe una ambigüedad en el convenio de 2017 referido al mantenimiento de la parcela que debemos aclarar entre las partes», explica el concejal. El informe será trasladado a los técnicos municipales para que sea objeto de estudio y así determinar las responsabilidades y exigir los arreglos que corresponda a la empresa constructora.