David Alonso: «Dejo Podemos porque perdió la oportunidad de ser una herramienta de cambio real»

David Alonso, hasta ahora edil de XsP, emocionado durante la rueda de prensa en la que ha explicado los motivos de su renuncia. / PETEIRO

El concejal del Grupo Municipal de Xixón Sí Puede (XsP) en el Ayuntamiento de Gijón deja XsP y Podemos por descontento con el partido y se va a un nuevo proyecto político local

EUROPA PRESS

El concejal del Grupo Municipal de Xixón Sí Puede (XsP) en el Ayuntamiento de GijónDavid Alonso ha justificado su decisión de dimitir como concejal y cesar en todos sus cargos, además de dejar Podemos al opinar que esta organización «perdió la oportunidad de ser una herramienta de cambio real, por lo menos a nivel local», ha sostenido.

Deja Podemos pero no la política, ya que participará en un nuevo proyecto de izquierdas, a nivel local, que es desde donde cree que se pueden cambiar las cosas, integrado por todo tipo de gente de la sociedad civil; profesionales que hacen todos los días su trabajo para intentar el cambio, ha asegurado.

Alonso, visiblemente emocionado en su despedida ante los medios de comunicación, ha insistido en que la política sirve y debe mejorar la vida de todos y solucionar sus problemas. Ha reivindicado, en este caso, que la política es «el campo de juego de todos». «Me niego a seguir denigrándola y a decir que no sirve para cambiar las cosas», ha apuntado, para reiterar que sí sirve para hacerlo.

Ha descartado, eso sí, que que se vaya a un partido ya establecido, sino que se trata de un nuevo proyecto pensado y diseñado solo para Gijón. Unido a ello, ha confesado que le gustaría repetir de concejal con ese nuevo proyecto, a lo que ha avanzado que supone que tendrá mucha visibilidad en él.

Cambios de verdad

Alonso, sobre este proyecto, ha indicado que en él hay gente de peso, pero no conoce que haya más personas que vengan de la política como él. Son, según sus palabras, gente «con ganas de cambiar las cosas de verdad».

Ha señalado, a este respecto, que mantiene la fe en poder cambiar las cosas desde la política. Alonso se ha preguntado cómo es posible no haber podido traer un ministro o ministra de Medio Ambiente con todos los de Fomento que pasaron por la ciudad, a lo que ha opinado que es porque importa un «bluff» el Medio Ambiente.

En cuanto a Podemos, ha remarcado que lo que en un principio fue un proyecto heterogéneo en el que muchos encontraron acomodo y tenía en cuenta las distintas sensibilidades se ha convertido, a su juicio, en «monolítico y homogéneo».

«Independientemente lo que me depare el futuro, haber sido concejal de este Ayuntamiento es el mayor honor que he tenido en mi vida», ha destacado. Ha apuntado, asimismo, que sus años y medio de edil es su única experiencia política, pero no cree que esta debe ser ponerse medallitas y decir que todo lo demás es el infierno.

Desde Gijón

Ha asegurado, unido a ello, que su decisión tiene que ver con desavenencias con el proyecto político. «Gijón se merece que las decisiones se tomen desde Gijón y no desde Oviedo o Madrid», ha indicado antes de incidir en que debía ser consecuente con su opinión respecto al partido.

Alonso, eso sí, ha precisado que no tiene que ver solo con que no haya salido adelante la moción de censura o un pacto de investidura de izquierdas en la ciudad, ya que eso fue una cosa de tres grupos políticos, sino que tiene que ver con el concepto general del partido.

A su parecer, Podemos tiene que hacerse sus preguntas, sin llegar a precisar cuáles porque ya no es miembro de ese partido. Sobre Emilio León, ha apuntado que es la cabeza visible de Podemos y debe ser este quien tendrá que decir lo que considera. Ha querido, no obstante, ver algo positivo en la marcha de varios cargos, al opinar que tal vez quiera decir que el partido está «vivo».

Y aunque ha reconocido que seguramente hubiera sido lo más fácil intentar cambiar el partido desde dentro, o por lo menos cómodo, ha señalado que hay «lastres de un peso muy importante». Ha lamentado que la supervivencia laboral y personal vaya primero y luego los problemas de los demás, para precisar que no es algo general, pero el lastre que tienen los partidos es «demasiado».

De hecho ha opinado que hay mucho más «hooligan» en los partidos que en equipos deportivos. Para Alonso, es imposible que un partido lo haga todo bien o lo sepa todo, a lo que ha remarcado que incluso uno con sus amigos no está de acuerdo en todo. A su parecer, mantener esos matices en los partidos políticos tal como están concebidos es «muy difícil».

Como crítica, ha mantenido que no puede se que un cargo público dedique más tiempo a un trabajo interno que al trabajo para el que le pagan. ¿En qué puesto de trabajo puedes estar tres meses de campaña?, se ha preguntado

«He cometido numerosos errores que espero corregir», ha confesado al tiempo. Sí se lleva consigo conocer la ciudad desde dentro, al margen de conocer a muchas personas que le han servido para seguir aprendiendo, también el cómo funcionan muchos oficios, la labor municipal o Cogersa o poder reunirse con ministros y ver cómo funciona el país.

En cuanto a proyectos con los que se queda, ha citado la estación de medición móvil de la calidad del aire, hacer cambiar el paso «a todo Cristo» respecto a los equipos de desarenado y desengrasado de la depuradora, denunciar el problema de las aguas residuales, intentar «echar un capote» para el Plan de Vías (lo que más dolores de cabeza me llevó), el sacar adelante el Plan General de Ordenación (PGO). «Lo de casar es una pasada», ha destacado.

Más información

Relación cordial

También ha indicado que durante este mandato ha hablado bastante con Aurelio Martín (IU), Fernando Couto (Foro) , César González (PSOE) o Mariano Marín y Pablo González, ambos del PP, y tuvo más discrepancias con Esteban Aparicio y Manuel Arrieta, de Foro, pero ha mantenido relación «cordial» con todos. Algo que cree que es lo lógico.

Ha defendido, en cuanto a su grupo municipal, que las diferencias que tiene son políticas y organizativas, pero personales con el portavoz de XsP, Mario Suárez del Fueyo, «ninguna», ha dejado claro.

Se ha mostrado, de hecho, a disposición del Grupo Municipal para aportarles la información que precisen sobre el trabajo que ha estado realizando estos años. Ha precisado, eso sí, que los temas principales están ya casi terminados. «Uno no es imprescindible, habrá otro que me sustituya», ha zanjado.

Sobre su marcha, ha apuntado que lo hace ahora por «responsabilidad», además de que el poco trabajo que se ha podido hacer queda prácticamente hecho. Especialmente ha confiado en que salgan adelante en el Pleno Municipal del próximo día 30 tres de esos proyectos importantes, el Plan General de Ordenación (PGO), el Plan de Vías y el Área Metropolitana Central de Asturias.

También ha querido agradecer a los votantes que le dieron una oportunidad de representarles e intentar cambiar las cosas y mejorar la ciudad, y por dar soluciones viables a los problemas. Además ha dado gracias al equipo de trabajo de Medio Ambiente y Urbanismo que estuvo «desde el minuto uno» apoyando; a los trabajadores por facilitar su labor diaria; y a los medios de comunicación por ser su altavoz para la gente.

Ha apuntado, asimismo, que en próximos días se reincorporará a su puesto de trabajo en una ingeniería medioambiental en la que estuvo hasta julio de 2015, para desarrollar proyectos de urbanismo y patrimonio industrial. Ha añadido que en próximas semanas estará centrado en la gente que quiere, en su reincorporación laboral «y por qué no decirlo en relajarme», ha apostillado.

Síguenos en: