La demora para operarse en Cabueñes aumenta a 77 días y afecta a 4.396 personas

Una de las plantas de hospitalización de Cabueñes. / JORGE PETEIRO
Una de las plantas de hospitalización de Cabueñes. / JORGE PETEIRO

El hospital incumple el plazo máximo de dos meses para consultas de urología y colonoscopias. En anestesia, la espera sube a casi cuatro meses

L. FONSECA

Más pacientes en lista de espera para operarse y también más tiempo para llegar al quirófano. Así cerró Cabueñes su balance de actividad quirúrgica el pasado año. El hospital público llegó al 31 de diciembre con 4.396 personas pendientes de ser intervenidas. Son 810 más que en diciembre de 2017. El plazo para una cirugía también se dilató hasta alcanzar, de media, los 77 días, diez más de los que había doce meses atrás. Además, Cabueñes, que en 2017 había logrado terminar con las demoras quirúrgicas de más de seis meses, volvió a tener enfermos en esa situación. A finales de 2018 eran 34 las personas que acumulaban más de medio año para una operación, la mayoría de ellas corresponden al servicio de urología, entre los que hay 25 pacientes pendientes de ser intervenidos de un tumor benigno de próstata.

Cabueñes no consiguió mejorar sus tiempos para operarse a lo largo del pasado año pero sí los de algunas consultas y pruebas diagnósticas. 27.094 pacientes iniciaron 2019 pendientes de su cita con el especialista. Son un millar menos (1.170) de los que había en diciembre de 2017. En este apartado, el plazo para una primera consulta fue de 55 días, aunque en esas 55 jornadas de media hay matices, ya que no todas las especialidades se ajustan a ese tiempo. De hecho, en urología, los pacientes aguardan más de los dos meses que fija como tope el Principado en el decreto de tiempos máximos aprobado en noviembre del pasado año. En este servicio, los enfermos se enfrentan a 88 días como promedio para poder llegar a la consulta médica.

Llama también la atención los casi cuatro meses de media (119 días) que hay en el área de anestesia, que se agudiza por la gran demanda asistencial que hay para acudir a una consulta del dolor y los escasos efectivos de los que dispone para hacer frente ese elevado volumen de pacientes. No obstante, anestesia no está entre las especialidades para las que se fijaron tiempos máximo de espera.

Pruebas más ágiles

Por otra parte, casi todas las pruebas diagnósticas, donde hay 4.778 personas pendientes de cita -457 menos que un año atrás-, cumplen con los meses fijados como tope por Sanidad. La excepción está en las colonoscopias, con una demora de 85 días (25 por encima de los decretados por el Principado). Para una ecografía, el plazo en Cabueñes está en 56 días; para un TAC, 45; para una resonancia, 36, y para una mamografía, 26 días.

En el otro hospital de la ciudad, en Jove, la lista de espera quirúrgica de 2018 se cerró con 958 personas, 47 más que en 2017. La demora media sufrió un importante descenso, al pasar de 80 a 62 días. Para una consulta había en Jove 8.369 enfermos y para las cinco principales pruebas diagnósticas había 888 personas. El hospital concertado cumple ya en todos los apartados con el decreto de tiempos máximos de la Consejería de Sanidad.