La depuradora del este precisa de un millón de euros para diversos remates

La depuradora del este precisa de un millón de euros para diversos remates
Arriba, depuradora del este, activada desde agosto de forma parcial para pretratar las aguas residuales. A la izquierda, embarcación con buzo que examinó el emisario de Aboño en septiembre. / ARNALDO GARCÍA / TPA

La EMA encargará a un instituto cántabro que evalúe el deterioro del emisario de Aboño y sus necesidades de reparación tras perder 145 metros

MARCOS MORO GIJÓN.

La depuradora del este precisa un millón de euros para remates constructivos de sus instalaciones. La planta construida en El Pisón quedó inconclusa cuando la Audiencia Nacional ordenó la paralización de cualquier actividad en su interior en abril de 2016. Por tanto, cuando concluya la tramitación del nuevo estudio ambiental que ratifica El Pisón como la ubicación más idónea, con su correspondiente Declaración de Impacto Ambiental (DIA), habrá que ejecutar obras si los vecinos de los chalés colindantes no consiguen frenar la legalización del proyecto.

El dato de la inversión aún pendiente de la depuradora del este, para que pueda funcionar a pleno rendimiento, lo compartió ayer con los consejeros de la Empresa Municipal de Aguas (EMA) el gerente de la entidad, Vida Gago. Desde el pasado agosto, la depuradora de Somió está activada de forma parcial. Personal de la empresa pública Tragsa pasó a ocuparse entonces de arrancar y explotar los equipos de desarenado y desengrasado con que cuenta la planta. Los mismos que reemplazaron a los que fueron desmantelados en el edificio anexo de la 'Plantona' y para cuya puesta en marcha el Gobierno central obtuvo autorización judicial. Todo ello con el fin de volver a contar con un tratamiento de mínimos de las aguas residuales que vierte al medio marino la cuenca este.

La sociedad pública se embolsará 932.389 euros por ocuparse durante un año del servicio de puesta en marcha, explotación, mantenimiento y conservación del nuevo desarenado y desengrasado de la depuradora del este. De la factura de la luz, que asciende a 240.000 euros y que ha adelantado la EMA, se hará cargo la Junta de Saneamiento del Principado.

La Empresa de Aguas adjudicó proyectos por 20,59 millones en 2018, una cifra histórica

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) ya ha contestado a las 21 alegaciones presentadas al estudio ambiental elaborado por la consultora Taxus y las ha remitido a Madrid.

Por otra parte, Gago dio ayer a conocer al consejo de administración el informe de inspección del emisario submarino de Aboño realizado por técnicos de la propia empresa municipal en fechas recientes, cuando se confirmó que había perdido 145 metros. La conclusión de dicho informe recoge que el emisario sigue cumpliendo su función, pues el agua previamente depurada en depuradora del oeste, La Reguerona, es expulsada a más de dos kilómetros de la costa. No obstante, visto su estado actual y de acuerdo con la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, propietaria del mismo, la sociedad municipal encargará un estudio al Instituto de Hidráulica Ambiental de Cantabria. Esta entidad, con amplia experiencia en este tipo de infraestructuras, evaluará el deterioro existente y cómo puede evolucionar a futuro determinando los trabajos conducentes a mejorar los aspectos estructurales y de capacidad de difusión del emisario, ya que ni sus condiciones ni las de su entorno son las mismas que cuando fue finalizado en 2004.

Controvertido código ético

También quedó aprobado en la reunión del consejo de la EMA de ayer el manual de cumplimiento normativo penal, derivado de una ley orgánica que modificó el Código Penal en lo que corresponde a las responsabilidad de las personas jurídicas. Dicho manual incluye entre sus anexos un controvertido código ético que establece una guía de conducta para cuidar la reputación de la empresa y pide a los trabajadores «ser serviciales» y tener «pasión por el cliente». Votaron a favor del manual y sus anexos Foro, Xixón Sí Puede, PP, Ciudadanos y la representación vecinal en la EMA. Se abstuvieron UGT y CC OO y votaron en contra PSOE e IU.

El balance de actividad del pasado año incluyó la cifra de 30,42 millones, que fue el montante de los 56 contratos licitados por la EMA, que tras la bajas habidas devinieron en una adjudicación global de 20,59 millones. Se trata de cifras nunca alcanzadas por la EMA. También se anunció que se revisarán los obsoletos reglamentos de los servicios de abastecimiento y alcantarillado, de los años 80 del pasado siglo.