Una despedida de soltero en Gijón acaba con el novio encadenado a un semáforo de Marqués de San Esteban

Es la última ocurrencia de uno de los numerosos grupos de jóvenes que por estas fechas llenan Gijón de jolgorio

EUGENIA GARCÍA

Disfrazado, encadenado a un semáforo de Marqués de San Esteban y abandonado mientras sus amigos seguían la juerga. Es la última ocurrencia de uno de los numerosos grupos de jóvenes que por estas fechas llenan Gijón de jolgorio, disfraces imposibles y algún que otro percance.

La noche ya se había convertido en mañana -de hecho, ya era casi mediodía-, pero al grupo de jóvenes que celebraban las últimas horas de soltería de su amigo no les parecía suficiente y quisieron alargar aún más la velada en una cervecería de Marqués de San Esteban. No se sabe si fue entonces cuando urdieron un plan improvisado o todo venía organizado, pero según los testigos la víctima de la travesura parecía sorprendida.

El novio, disfrazado del cantante de 'LMFAO' -conocido por sus atuendos, coloridos y desinhibidos- vestía mallas de leopardo y llevaba una peluca. Sus acompañantes, unos diez, le vendaron los ojos y comenzaron a atarle al mobiliario urbano con una cadena que llevaban consigo. Y así le dejaron durante un buen rato antes de regresar como si tal cosa al local para terminar sus consumiciones, ante la incredulidad de los escasos paseantes que había por la zona, que se tomaron la surrealista escena con humor y no dudaron en inmortalizarla con sus teléfonos móviles.

Miles de personas eligen Gijón en esta época del año para celebrar despedidas de soltero, una industria que moviliza en exclusiva a más de diez empresas de la ciudad y puede generar, según los organizadores, unos 250.000 euros cada fin de semana.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos