Dos detenidos por agredir y robar a una pareja que ejercía la mendicidad en Gijón

Dos detenidos por agredir y robar a una pareja que ejercía la mendicidad en Gijón

Los arrestados, de 23 y 22 años, les exigieron que les dejasen el sitio a la puerta de un supermercado para vender unos calendarios

O. SUÁREZ GIJÓN.

Consideraron que el lugar que ocupaban dos mendigos para pedir limosna era el que les interesaba a ellos para vender unos calendarios. La emprendieron a golpes y les robaron el dinero para que les cediesen el espacio. La Policía Nacional detuvo el viernes a un hombre de 23 años y a una mujer de 24 por «agredir a una pareja que ejercía la mendicidad a las puertas de un supermercado» en el barrio de El Coto.

Según explicaron desde la Comisaría a través de un comunicado, «los agentes acudieron a las puertas de un supermercado requeridos por varios testigos que informaban de una pelea en el exterior de un establecimiento». A la llegada, los policías se entrevistaron con «una pareja que ejerce habitualmente la mendicidad a las puertas del negocio, quienes les manifestaron que dos jóvenes, uno chico y una chica, les habían golpeado para que abandonasen el lugar, ya que querían ocuparlo ellos para vender unos calendarios».

Según el relato de las víctimas, se negaron a dejar el sitio al que acudían a diario, por lo que «les golpearon y además se apropiaron del bote con el dinero que les habían dado los clientes del comercio».

La descripción de los autores facilitada por los testigos y las víctimas permitió a los agentes localizarles poco tiempo después en la calle Conde de Toreno, en el mismo barrio de El Coto. «La mujer se mostró muy agresiva e irrespetuosa con los policías, a los que insultó y gritó reiteradamente, negándose a seguir sus indicaciones», explicaron fuentes de la Comisaría.

A disposición judicial

Fueron detenidos y trasladados a los calabozos de las dependencias policiales, donde, al parecer, rechazaron declarar ante los funcionarios. Fueron puestos a disposición del juzgado que realiza las funciones de guardia.

No es la primera vez que una disputa por una ubicación para ejercer la mendicidad acaba con la intervención de la Policía. Hace tres años los agentes disolvieron una pelea en la que se vieron involucradas dos familias de ciudadanos rumanos que se disputaban su presencia a las puertas de un supermercado de los bajos de El Molinón. En esa ocasión, cuando poco antes de que abriese al público el local llegaron al lugar los habituales, comprobaron que allí se encontraban otras personas, también originarias de Europa del Este. Pasaron de las palabras a los golpes y de ahí, a los calabozos.