Dos días para que se abra el portón de los sustos

Dos días para que se abra el portón de los sustos

La Feria de Begoña contará con figuras de la talla de Antonio Ferrera, El Fandi, Paco Ureña, Morante de la Pueba, El Juli, Pablo Aguado, Ponce y Manzanares

ANTONIO R. CANAL

Faltan dos días para que se abra el portón de los sustos y salga al ruedo del coso de El Bibio el novillo con cuya lidia dará principio la feria de Begoña 2019. Será de la ganadería de Zacarías Moreno, que ya ha comparecido con éxito en la plaza gijonesa en 2016 y en 2018, y lo despachará Manuel Diosleguarde, debutante en Gijón el año pasado. Salió a hombros después de cortar dos orejas. En el escalafón de su categoría figura con siete actuaciones en 2019. Completan la terna los novilleros José Fernando Molina e Isaac Fonseca, ambos nuevos en El Bibio y poco placeados. El primero, que tiene buena prensa, ha toreado dos novilladas en lo que va de temporada y el otro hace su presentación con caballos. Veremos.

El viernes, 16, tendrá lugar la corrida de rejones, con el número uno del mundo, el portugués Diego Ventura (21 festejos hasta ahora). Le acompañarán otros dos toreros a la jineta lusitanos, Rui Fernandes, que ha hecho el paseíllo ocho veces, y Joao Telles, este nuevo en la plaza, que suma diez actuaciones. Lidiarán toros de Luis Terrón, hierro de procedencia Murube y debutante en el circo de la carretera de Villaviciosa.

Para la primera de las cuatro corridas de toros de lidia ordinaria que completan el serial begoñino se anuncia un encierro de procedencia Santa Coloma, La Quinta, que siempre ha dado buen juego en el redondel gijonés. Les ha sido adjudicado a David Galván (lleva ocho actuaciones este año) nuevo en El Bibio, como Juan Ortega (tres corridas). Álvaro Lorenzo, que ya toreó en Gijón en la feria de 2018, es el tercer matador del cartel de ese día.

La sangre Domecq corre por las venas de las reses que se lidiarán en las otras tres corridas del ciclo. Hierros del gusto de las figuras, que no faltarán en la plaza gijonesa: reses de Montalvo para Antonio Ferrera, El Fandi y Paco Ureña, el día de Begoña; toros de José Vázquez que lidiarán Morante de la Puebla, El Juli y Pablo Aguado, el 17 de agosto, y en el último festejo del abono, el 18 de agosto, ganado de Juan Pedro Domecq para Enrique Ponce, José María Manzanares y otro. Todos estos espadas se encuentran entre los veinte primeros del escalafón, salvo el valenciano, a causa de la grave cogida que sufrió en marzo en la feria de Fallas. Se puede asegurar que son todos los que están, con el aliciente de la presencia de los triunfadores de la temporada, que quieren hacerse los amos: Pablo Aguado y Paco Ureña. Son y no están, pero podrían haber estado, Perera, Emilio de Justo, Castella, Cayetano, Ginés Marín, El Cid, que se corta la coleta... Tampoco está, por razones de fuerza mayor, el auténtico dueño del cotarro, Andrés Roca Rey, ausencia lamentable, tanto como que se produzca la anomalía de que aún no se haya publicado quién lo sustituirá, situación chocante, porque en otras plazas, donde estaba anunciado en fechas posteriores a la de Gijón, es conocido desde hace tiempo quiénes ocuparán el puesto del peruano: el 19 de agosto, en Almería, Ginés Marín; el 21 y el 23 de agosto, en Bilbao, El Juli y Cayetano, respectivamente, y el 27 de agosto, en Cuenca, y al día siguiente, en Tomelloso, otra vez Cayetano.

Temas

Gijón