«La digitalización ya es el nuevo carbón de Asturias»

«La digitalización ya es el nuevo carbón de Asturias»
Francisco Polo posa en su despacho de la Secretaría de Estado. / MINECO

«El Principado necesita poder ofrecer más y mejores oportunidades a los jóvenes para frenar la despoblación»

CRISTINA TUERO GIJÓN.

Francisco Polo será el encargado de inaugurar hoy en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón las jornadas 'La ciberseguridad al descubierto', que organiza la empresa Castroalonso y comienzan a las nueve horas. El secretario de Estado para el Avance Digital ensalza el papel de Asturias en el ámbito del emprendimiento, asegura que la región tiene que ofrecer «mejores oportunidades a los jóvenes para frenar la despoblación» y advierte de que el futuro del Principado, y de toda España, «reside en el talento».

-¿Las empresas y administraciones son plenamente conscientes de los riesgos, por un lado, y de las oportunidades, por otro, que supone el avance de la tecnología?

-Creo firmemente que las bondades que trae consigo la digitalización superan con creces los riesgos. Aun así, los ciberataques existen y nos afectan a todos: a grandes empresas y organismos públicos, pero también a las pymes, a las universidades, a los autónomos y a los ciudadanos. Cada mes se registran en nuestro país miles de incidentes de ciberseguridad. 4.000 en enero, según el CNI. Por suerte, muchos de ellos se frenan a tiempo; sin embargo, otros tardan meses en ser detectados. La concienciación y la sensibilización en España sobre estas cuestiones ha dado pasos de gigante en los últimos años. La ciberseguridad es un ámbito que va a estar cada vez más presente en nuestras vidas. La prosperidad de la economía y la sociedad española depende de que exista una buena ciberseguridad. Además, es uno de los campos donde previsiblemente se va a crear más empleo en los próximos años porque necesitamos más expertos y más expertas en ciberseguridad.

-Ha dicho usted que España es un país para startups y que el mundo debe saberlo. ¿Asturias también?

-Asturias es una región para startups. Lo es y es reconocida como tal. Creo que todos los asturianos deben sentirse muy orgullosos del reconocimiento que la comunidad ha obtenido como Región Emprendedora Europa 2019. Mis más sinceras felicitaciones por ello. Porque una Asturias emprendedora contribuye a hacer de España un país mejor. España es muy afortunada porque a diferencia de otros países tiene dos grandes ciudades posicionadas como referentes para el emprendimiento tecnológico. Barcelona está en el top cinco europeo y Madrid en el top diez. Seguiremos apoyando a estas dos grandes ciudades, pero también tenemos que pensar en el resto del territorio. No queremos una España con ciudadanos de primera y de segunda. Nuestro objetivo es que cualquier persona con una buena idea pueda tener la oportunidad de llevarla a cabo, desde el lugar que elija para vivir.

-Pero eso no siempre es posible, sobre todo en regiones pequeñas.

-Es cierto. Para esto hace falta que confluyan varias condiciones. La más importante es que exista una conexión de banda ancha de calidad. En Asturias la cobertura de fibra hasta el hogar ha pasado del 0,6% en 2012 al 71,6 % en junio de 2018. La cobertura móvil 4G era ya del 99,3 % en junio de 2018. Es un avance significativo pero queda mucho por mejorar. Otro factor que contribuye al desarrollo de una economía moderna es la cercanía a universidades y a buenas infraestructuras, dos características que también reúne Asturias. Por último, es importante que exista una buena interconexión entre el ecosistema de startups en Asturias y en el resto de España, porque esa es la base para que se produzcan sinergias y nuevas oportunidades. Este es el punto donde más trabajo queda por hacer.

Esfuerzo por reconvertirse

-¿Puede convertirse la digitalización en el nuevo carbón de Asturias?

-Aunque el sector minero aún tiene presencia e históricamente ha sido un signo de identidad inequívoco en las cuencas mineras, la digitalización ya es el nuevo carbón de Asturias. Esta tierra ha hecho un gran esfuerzo por reconvertirse en los últimos años, invirtiendo en el despliegue de infraestructuras de conectividad, la atracción de empresas tecnológicas y el impulso del emprendimiento digital. El resultado es que hoy hay más asturianos trabajando en el sector tecnológico que en las industrias extractivas. El cambio en la economía asturiana se aprecia incluso en el paisaje de las cuencas. Las chimeneas de coque van dejando paso a parques empresariales y a edificios ocupados por multinacionales tecnológicas que ofrecen a muchos asturianos la oportunidad de volver a su tierra. Para los más jóvenes, prometen un desarrollo profesional sin la necesidad de abandonar su tierra. Pero en Asturias no solamente evoluciona el tejido empresarial. En Gijón, por ejemplo, esta Secretaría de Estado, a través de Red.es, está colaborando con el Ayuntamiento y con T-Systems para desarrollar el proyecto de ciudad inteligente Gijón-In. La iluminación de la ciudad, el control de calidad del aire, la movilidad urbana y servicios como la recogida de basuras estarán basados en el uso de herramientas de big data y de internet de las cosas. Es un proyecto de tres años de duración, muy ambicioso que puede convertir a esta ciudad en un polo de innovación sobre smart cities.

-Si en universidades de países de referencia muchos jóvenes pasan por sus aulas con el fin de iniciar su propio proyecto empresarial, ¿cuándo veremos en nuestro entorno que un porcentaje significativo de estudiantes siguen este camino?

-Debemos seguir trabajando para que la transferencia entre la universidad y el emprendimiento se refuerce. Estoy convencido de que habrá grandes consensos para que el talento que tenemos en las aulas de todo el país sea parte del cambio de modelo productivo que necesitamos. En Asturias el desempleo juvenil es particularmente grave, con un 57% en la franja de edad de menores de 20 años. Esta región, al igual que el resto, necesita poder ofrecer más y mejores oportunidades a los jóvenes para frenar la despoblación. Por eso es tan importante seguir fomentando un ecosistema de emprendimiento más robusto y mejor interconectado.

-Un reciente informe de COTEC sitúa Asturias entre las cinco primeras regiones en el mapa del talento español. ¿Cómo se puede transformar ese talento en la generación de un nuevo tejido empresarial?

-Ese es muy buen síntoma porque la pelea empresarial del futuro no será por los productos, ni siquiera por la tecnología, sino por el talento. La tecnología ya está al alcance de todo el mundo pero el talento es un recurso escaso. Lo importante es entender que aportarán un valor imposible de replicar. En definitiva, el futuro de Asturias y de España reside en la lucha por el talento.