De dormir en un nicho a poeta

De dormir en un nicho a poeta

Pedro Serrano pasa de vivir sin techo a publicar su primer libro gracias a Mar de Niebla

LAURA CASTROGIJÓN.

«Los sueños, sueños son, pero hay que soñar para poder vivir». Y eso es lo que hizo Pedro Serrano, cordobés de nacimiento, prácticamente desde que nació gracias a las obras de la Generación del 27 y de Federico García Lorca que le cogía prestadas a su padre cuando era apenas un niño. Su pasión por la poesía fue una vía de escape durante estos últimos nueve años que lleva viviendo en las calles de Gijón. Y también un canal de unión entre la realidad que le rodea y su profundo mundo interior. Pedro tiene 62 años y padece esquizofrenia, pero no dejó que su enfermedad supusiera un obstáculo y convirtió los delirios que le provoca en miles de versos y poemas. Un infinito repertorio que ahora, por fin, verá la luz.

«Mi sueño es publicar un libro de poemas», relataba a EL COMERCIO el pasado invierno, cuando reconoció haberse metido a dormir en un nicho vacío para hacer frente a las bajas temperaturas. Mar de Niebla lo ha hecho realidad. El primer paso lo dieron dos trabajadoras sociales de la asociación, Irma Benito y Andrea Vega, quienes no dejaron de hablar de Pedro a todos sus compañeros. Entre quienes escuchaban estaba Jonathan Varela Gil. «Se quedó prendado de la historia de Pedro y se volcó para impulsar su sueño», señalan Irma y Andrea. La suerte quiso que la primera editorial con la que contactó, Masquelibrosdigital, sintiera el mismo flechazo con este poeta de la calle y voluntariamente se ofrecieron a hacer una tirada de 150 libros, que finalmente ha pasado a ser de 200.

Ahí comenzó un emotivo trabajo en equipo. Pedro seleccionaba de su memoria sus mejores composiciones y María Jesús, una profesora jubilada que imparte talleres en Mar de Niebla, las corregía. Un fotógrafo y una ilustradora, amigos de Jonathan, se sumaron también a la aventura inmortalizando a Pedro y a sus creaciones. El resultado, 'Versos a pie de calle', una obra que verá la luz mañana a partir de las 21.30 horas, tras la presentación que tendrá lugar en la carpa 'A quemarropa' de la Semana Negra.

Irma y Andrea, que conocen a Pedro desde hace cuatro años, todavía se emocionan al recordar el momento en el que él vio por primera vez su libro. «Todos estábamos con los ojos llenos de luz, fue increíble», aseguraron. Lo que no se esperaban era que Jonathan y el poeta hubieran pactado darles una sorpresa con una obra dedicada exclusivamente a ellas. «Te veré acostumbrando mi voz en Mar de Niebla. Te oiré, cierto y claro, para mirar y ver al mundo y a la tierra», dice la pieza que dejó «sin palabras» a las trabajadoras sociales.

«La vida da muchas vueltas, tantas que marea», cuenta Pedro, quien al ver cumplido su sueño encontró las fuerzas para luchar por despedirse de las calles. Esta misma semana abandonó el cementerio de Cabueñes en el que dormía y alquiló una habitación. «Cuando coja el colchón no sé si seré capaz de levantarme», confiesa entre risas. También decidió ir al médico para revisar la hernia que lleva varios años causándole dolor. «De paso me miraron de pies a cabeza, no quería estar malo para el domingo. Es el gran día, mi sueño se ha cumplido y yo no puedo faltar. Voy a ser famoso», bromeó.

Más

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos