Duelo por la muerte de Manuel, el sintecho de la gijonesa plaza San Miguel

Duelo por la muerte de Manuel, el sintecho de la gijonesa plaza San Miguel
Manuel, con su perrito Lucas. / JOSÉ SIMAL

El hombre se hizo querer por muchos vecinos porque siempre tenía una palabra de afecto

L. A.Gijón

Hoy hay un banco vacío en Gijón El banco que está al final de la calle Covadonga, el que desemboca en la plaza San Miguel, no cuenta con la presencia cotidiana de Manuel y su perro. Manuel es un sintecho a quien los gijoneses que transitan a diario por esa zona de la ciudad conocen porque siempre, desde hace años, ha ocupado su puesto en ese rincón de la villa para conseguir alguna moneda y algo de comida para su perro. Manuel acaba de fallecer, aquejado por una acumulación de dolencias que venía arrastrando desde hace tiempo, y en su lugar se pueden ver ya ramos de flores y mensajes de afecto y de tristeza como señal de duelo.

Manuel se hizo querer por muchos vecinos porque siempre tenía una palabra de afecto, pero también desde que salió en este periódico relatando cómo había encontrado a su perro Lucas vagando por las calles de Viana do Castelo y desde entonces se había convertido en su única compañía. «No puedo imaginarme estar sin él, es la mejor compañía que he tenido en mi vida. Me lo da todo sin pedir nada a cambio», aseguraba en una entrevista reciente. Pero Lucas falleció dejando un vacío enorme en la existencia de este gallego, un pesar del que también se hicieron eco estas páginas y que tuvo como respuesta una reacción de sus conocidos que le regalaron otra mascota.

Hoy en el lugar donde siempre estaban, como la misma plazuela, Manuel y Lucas hay una carta que reza: «Me gustaría decirte muchas cosas, pero las palabras que no te digo seguro son las que mejor oyes desde ahí arriba. Descansa en Paz amigo Manuel, ya estás con tu querido Lucas».

Síguenos en:

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos