Los ecologistas celebran que se depuren las aguas de la obra del pozo de Hermanos Castro

Movimiento de tierras para construir el pozo. / JOAQUÍN PAÑEDA
Movimiento de tierras para construir el pozo. / JOAQUÍN PAÑEDA

Creen que la decantación de lodos será suficiente, ya que el terreno donde se construye el depósito es relleno de las marismas del río Piles

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Los ecologistas llevan tiempo reclamando que en todas las obras en las que se realicen grandes excavaciones se habilite un sistema que permita depurar las aguas freáticas que se extraigan y que generalmente contienen gran cantidad de lodos y arenas. Por eso, celebran que en la actuación que se está llevando a cabo en el parque de los Hermanos Castro para construir un pozo de tormentas se haya pedido el correspondiente permiso al Principado para realizar el vertido del líquido una vez pasado por una decantadora.

Fructuoso Pontigo es representante de la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies e indicó que «es lo que hay que hacer cada vez que se hace una excavación donde haya agua. Pero no siempre se hace. Hace poco lo denunciamos en una obra que se realizaba en Ribadesella».

Pontigo apunta que en este tipo de actuaciones «entra agua constantemente y genera una cantidad de lodo que hay que verter. No es contaminante, aunque sí afecta visualmente, porque las aguas salen marrones y acabarían en la playa. Lo que se está haciendo en el pozo de Hermanos Castro es lo que se tiene que hacer siempre».

En la Coordinadora considera que el sistema de decantación mecánica que se empleará en esta obra «funciona bien y se utiliza, por ejemplo, en las canteras. Esa es la teoría, porque solo tratará los residuos propios de la excavación».

En principio, los responsables de la obra no deberían encontrarse con otros materiales contaminantes, ya que se trata de una zona de relleno, al igual que todo el entorno del parque de Isabel la Católica y el recinto ferial. Todo ese área fue, hasta la década de 1940, una zona de marismas creada por el río Piles. Poco a poco se desecó y se vertieron rellenos para construir las zonas verdes que hoy conocemos. Por eso, Pontigo apunta que «todo lo que tiene que haber es tierra con el agua que se filtra».

Además, la cantidad de agua puede ser importante, ya que en esa zona el nivel freático está a muy poca profundidad. Otro aspecto que puede influir es el efecto de las mareas y que es fácilmente observable en el río Piles, cuando con marea alta el caudal aumenta de manera importante al menos hasta la presa de control existente en las inmediaciones de Las Mestas. «En la obra van a profundizar unos cuantos metros, con lo que el problema con el agua será continuo. Estas medidas las tienen que adoptar siempre, debido al impacto visual que tienen los vertidos de lodos».

Reducir vertidos

La obra la lleva a cabo la empresa Acciona Construcción, que se hizo con la adjudicación al ofertar un precio de 7.336.118,35 euros más IVA. El depósito, que tendrá una profundidad de seis metros, se ha ideado para una capacidad de 15.000 metros cúbicos. Con esta infraestructura se reducirían de manera drástica los vertidos que habría que hacer por los aliviaderos del colector hacia el río Piles y que, como ocurrió el verano pasado, acaban afectando a las aguas de la playa de San Lorenzo.

El sistema de depuración de los lodos que se pondrá en marcha consiste en un decantandor troncocónico con capacidad para 50 metros cúbicos. Las previsión es que se bombeen a este equipo 2,5 litros por segundo, es decir, nueve metros cúbicos a la hora. Pero también se contará con una reja para atrapar los áridos de más de un centímetro de diámetro y un sistema de ácidos y burbujas para que las aguas tengan el pH que marca la normativa.