Educación contrata a un auxiliar tras la queja de una alumna con discapacidad

CANDELA PICÓ GIJÓN.

Victoria Fernández, alumna de 19 años del IES de Roces, ya puede regresar a clase después de dos días sin auxiliar. La joven, que tiene una discapacidad física que le obliga a desplazarse en silla de ruedas, necesita de la asistencia de una auxiliar educativa para que le ayude a ir al baño y desplazarse por el centro. Esta persona disfruta desde el martes de cuatro días de descanso y la Consejería de Educación no había previsto su sustitución. «No puede ser que el lunes nadie pudiera cubrir a la asistente y hoy de repente sí. Lo que pasa es que no interesaba buscar a alguien para tan poco tiempo», manifestó la alumna.

Las movilizaciones por parte de los compañeros de clase de la joven y el manifiesto lanzado por el grupo municipal Xixón Sí Puede pidiendo que «de forma inmediata» que la consejería actuara a favor de la afectada, han servido para que Victoria pueda volver mañana a clase como cualquier alumno más.

 

Fotos

Vídeos