Emotivo adiós a Gonzalo Rubiera 'Rubi', el de El Tasqueru

El templo de Cabueñes se llenó para despedir a 'Rubi'. / DAMIÁN ARIENZA
El templo de Cabueñes se llenó para despedir a 'Rubi'. / DAMIÁN ARIENZA

Muy vinculado al fútbol base, su funeral se convirtió en un homenaje de sus amigos y familiares

L. A. R. GIJÓN.

«Perdemos un gran compañero. Todo nuestro apoyo a su familia y allegados». Con estas palabras se despedía ayer el Club Ceares de uno de los miembros de su equipo, Gonzalo Rubiera 'Rubi', conocido por su vinculación al fútbol base pero, sobre todo, por ser el hijo del popular bar El Tasqueru, situado al final de la carretera Piles-Infanzón. De carácter amable, amante del fútbol y generoso, compartía su tiempo libre con los pequeños del equipo A alevín del legendario club gijonés en cuyas filas milita desde hace años. Su funeral tuvo lugar ayer por la tarde en la iglesia de Santa Eulalia de Cabueñes, donde se recordó su buen carácter y su intensa labor para inculcar en los más pequeños futbolistas los valores del juego en equipo, el compañerismo y la deportividad. Desde un club amigo como el Estudiantes de Somió también su presidenta, Elena Cuende, quiso sumarse a las muestras de dolor llegadas de otros clubes modestos y lamentaba profundamente la muerte repentina «de quien fue un amigo de infancia» y una persona «entrañable».

El corazón, que le venía dando problemas desde hacía un tiempo, acabó por fallarle a Rubi dejando huérfana a una niña de trece años, arropada ayer por todos sus familiares y muchos amigos, pero rota del dolor.

El adiós a Gonzalo Rubiera, convertido en homenaje de numerosas personas que se acercaron a Cabueñes, se celebró en el mismo templo en el que hace apenas dos años la parroquia y los clientes de El Tasqueru despedían a su padre, llamado como él Gonzalo Rubiera.

Quizás por eso el dolor fue aún más hondo porque al fin y al cabo la familia de El Tasqueru, el sportinguismo y el fútbol base perdieron en muy poco tiempo a dos personas muy queridas.

Temas

Gijón
 

Fotos

Vídeos