Los empadronados en Carreño tendrán las mismas opciones que los de Gijón

En la fase de concurso se primará a los perceptores del salario social básico, a los mayores de 52 años y a las mujeres víctimas de violencia de género

I. V. GIJÓN.

Al igual que el año pasado, la selección de los beneficiarios del plan de empleo tendrá una doble vía, en función de si se opta a los contratos en prácticas o a las bolsas de empleo para contratos de obra y servicio. En el primer caso se recurrirá exclusivamente a un sistema de concurso, aplicando a quienes cumplan los requisitos generales -ser desempleado de larga duración, no estar percibiendo a 8 de octubre de 2018 prestación por desempleo contributiva o pertenecer a colectivos en riesgo de exclusión- y los específicos de cada puesto -fundamentalmente la titulación- un baremo que otorgará hasta diez puntos en función de diferentes circunstancias personales y socioeconómicas. Para quienes aspiren a un contrato de obra y servicio habrá una selección previa mediante oposición -un cuestionario tipo test-. Solo los que aprueben esta prueba pasarán a la fase de concurso, con los mismos criterios de baremación que para los contratos de prácticas.

Entre las circunstancias que se valorarán se incluyen ser mujer víctima de violencia de género (2 puntos), superar los 52 años (1 punto), estar a cargo de hijos menores de 26 años o personas dependientes de grado 2 y 3 (0,5 puntos por persona desempleada, hasta un máximo de 2 puntos) o tener una discapacidad mínima del 33% (1 punto). También pertenecer a una familia perceptora del salario social básico (3,5 puntos) o de la renta social municipal (2 puntos), que todos los miembros de la familia estén en situación de desempleo (2 puntos) o que los ingresos familiares no superen los 538 euros al mes (2 puntos), si bien la puntuación de estos cuatro supuestos no es acumulable .

La principal novedad es que los 2,5 puntos que se otorgaban el año pasado a los empadronados en Gijón se amplía esta año a los de Carreño, a fin de adecuar las bases a la división del Principado en «áreas territoriales de empleo», similares a las sanitarias. Las mujeres que opten a ocupaciones donde este género tenga la calidad de «subrepresentado», obtendrán 1,05 puntos (en 2018 era 1).