El empresario Álex López logra la concesión por ocho años del quiosco de la Plazuela

El empresario Álex López logra la concesión por ocho años del quiosco de la Plazuela
Álex López. / DAMIÁN ARIENZA

Pagará un canon anual de 60.000 euros por la explotación del local, que abrirá antes del verano con el mismo horario del Cafetón

M. MORO

Ya es oficial. El empresario hostelero Álex López (Estrategias & Café S. L.) se ha hecho con la concesión del quiosco de la Plazuela para los próximos ocho años. López, que regenta con éxito tres negocios hosteleros en el centro de la ciudad -Mepiachi, Cafetón y Nani&Co-, consolidará su posición en la zona con la reforma y apertura del quiosco como apéndice de terraza antes del próximo verano.

El empresario de 47 años nacido en Lieja (Bélgica) presentó la mejor oferta económica en el concurso convocado al efecto por el Ayuntamiento y se impuso con ella a la propuesta de Marcepa Hostelería, a cuyo frente está Pablo Álvarez, del Café Plaza. López pagará un canon anual de 60.000 euros, cuatro veces lo que ofrecía el otro licitador (15.000 euros al año). Al margen de esto, el empresario tendrá que invertir un mínimo de 5.500 euros más IVA antes de su puesta en funcionamiento.

El quiosco funcionará todo el año y tendrá idéntico horario que el Cafetón. Alex López contratará nuevo personal para reforzar ese servicio y contará con alguna persona con especiales dificultades en la integración en el mercado laboral a través de la bolsa de trabajo de Cocemfe.

Entretanto, la concesión para los quioscos de Los Campos y Somió quedó declarada desierta.

La primera cafetería que regentó Álex López fue el Café Guiana, en el Polígono de Pumarín, al lado del instituto Nº 1. Trabajó allí siete años. Su primer proyecto empresarial en solitario fue el Café Jovellanos, frente al Dindurra, donde está actualmente la franquicia de bocadillos Subway. Allí estuvo entre 2000 y 2010. En 2008 cogió las riendas de Mepiachi en la calle Covadonga esquina con Cabrales respetando su imagen corporativa. En 2016 asumió el reto de recuperar las esencias del viejo Cafetón. Y en junio del pasado año abrió Nani&Co (Nani se llama su mujer), en el antiguo local de Pomme Cuite de San Bernardo.