EMTUSA detecta fraudes con las tarjetas sociales e inicia inspecciones en los autobuses

EMTUSA detecta fraudes con las tarjetas sociales e inicia inspecciones en los autobuses
Un autobús de EMTUSA gira desde Marqués de Casa Valdés hacia Menéndez Pelayo. / DAMIÁN ARIENZA

Intensifica el control con el fin de comprobar que la identidad del beneficiario coincide con la persona que hace uso del transporte

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

En vistas a generalizar el uso del transporte público urbano y con el fin de que, independientemente de sus ingresos particulares, todos los ciudadanos pudiesen tener acceso a este servicio, el Ayuntamiento de Gijón, por medio de la Fundación de Servicios Sociales y junto a la Empresa Municipal de Transporte Urbano, S. A. (EMTUSA), creó la Tarjeta Social Gratuita. Mediante este bono, aquellos gijoneses que cumplan una serie de condiciones referentes a su economía y situación laboral disponen desde entonces de la posibilidad de utilizar los autobuses urbanos de una forma completamente gratuita. Pese a que la medida supuso todo un éxito en cuanto al número de usuarios adscritos a esta oferta -1.639- y el uso diario que de ella se hace, su creación también ha dado pie a actitudes totalmente opuestas a su función principal. Según ha podido saber EL COMERCIO, trabajadores de EMTUSA han advertido durante los últimos meses un repunte considerable en el uso fraudulento de la Tarjeta Social Gratuita, hecho que preocupa a los responsables de la empresa pública, quienes ya han aplicado algunas medidas para un control más exhaustivo de estos bonos.

Aparicio: «Es algo que siempre se ha producido y que tratamos de reducir al máximo»

Según relatan desde la empresa, el engaño consiste en la utilización de la tarjeta por parte de usuarios a quienes no les corresponde su uso, y que obtienen el bono bien a través de algún familiar cercano o bien pagando a otra persona que sí pueda optar a él. En algunos casos se han detectado pequeñas redes formadas por grupos de personas dedicadas a esta práctica. «Es algo que siempre se ha producido y que tratamos de reducir al mínimo posible», explica el concejal de Seguridad Ciudadana y presidente de EMTUSA, Esteban Aparicio.

La forma de reducir este creciente fraude consiste en la revisión aleatoria, de forma periódica, de que la identidad del beneficiario de la tarjeta se corresponde con la persona que pretende hacer un uso gratuito del transporte público. «Los inspectores solicitan en ocasiones el carné de identidad o documentos que acrediten que se trata de la misma persona», especifica el edil, quien no obstante insiste en que estos actos fraudulentos son «mínimos», en comparación con el número de usuarios que tienen derecho a esta promoción. Pese a que no se ha aumentado el número de inspectores, sí se han intensificado estos controles, que pretenden detectar a estos falsos usuarios, los cuales se exponen a una multa y la retirada de la Tarjeta Ciudadana.

Condiciones de la tarifa

Para la obtención de la Tarifa Social Gratuita, el solicitante debe cumplir una serie de condiciones estipuladas desde la propia Fundación de Servicios Sociales. La primera de ellas será estar empadronado en el municipio de Gijón, mismo requisito que se precisa para obtener la Tarjeta Ciudadana. Además, el futuro beneficiario deberá ser mayor de 65 años o perceptor de una pensión de jubilación, invalidez o viudedad con unos ingresos que no podrán superar los 8.250,20 euros en caso de que sea un solo miembro, y 11.044,60 euros en el caso de que sean dos los miembros solicitantes. Según los datos del Ayuntamiento, hay 1.971 usuarios de la tarifa social reducida y 1.639 de la tarifa social gratuita.

Se consideran miembros computables de la unidad familiar la persona solicitante y su cónyuge o relación análoga, siempre y cuando convivan en el mismo domicilio. La relación de parentesco o vínculo afectivo así como la convivencia se establecerá con la información del padrón.