EMTUSA licita la recarga de tarjetas un año después de cancelar el último contrato

EMTUSA licita la recarga de tarjetas un año después de cancelar el último contrato

I. V.

Un año después de haber acordado la rescisión del contrato con Prepay por incumplimiento de las condiciones de adjudicación, y con el respaldo de una sentencia de enero de la Audiencia Provincial que rechaza el recurso presentado por la empresa, el consejo de administración de EMTUSA tendrá hoy sobre la mesa la propuesta de bases para sacar de nuevo a licitación el servicio de recarga de las tarjetas de transporte. Mientras se esperaba por la resolución del recurso, ha sido la propia Prepay quien siguió haciéndose cargo de estas tareas, ante la imposibilidad de sacar un nuevo contrato.

La red deberá contar con un mínimo de 120 puntos de recarga (21 en la zona centro, 24 en los barrios del distrito este, 22 en los del oeste, 27 en el sur, 17 en El Llano y 9 en el periurbano y rural), siendo obligatoria una máquina de autoventa en el Hospital de Cabueñes. Durante la vigencia del contrato (dos años, con posibilidad de dos prórrogas de un año cada una) EMTUSA podría imponer la instalación de otras cuatro máquinas de estas caracterísitcas «en ubicaciones públicas o privadas de especial relevancia», como instalaciones deportivas, centros universsitarios o estaciones de transporte. La retribución al adjudicatario se hará mediante una comisión sobre el importe de las recargas realizadas, que podrá ser como máximo del 2,5%.

En el consejo de administración también se someterán a votación las bases para la adquisición de seis autobuses para la flota de la empresa, con un presupuesto de 1,4 millones de euros. Servirán para sustituir los más antiguos de la flota por modelos más eficientes, que de momento seguirán siendo diésel, aunque «preparados para la utilizción de biocombustibles».