EMTUSA necesita 23 autobuses para renovar su flota, cuya antigüedad ronda los ocho años

Edificio de las cocheras de EMTUSA en Tremañes, que fueron rescatadas por el Ayuntamiento en 2014. / JOAQUÍN BILBAO
Edificio de las cocheras de EMTUSA en Tremañes, que fueron rescatadas por el Ayuntamiento en 2014. / JOAQUÍN BILBAO

También requiere aumentar la plantilla, reorganizar toda su estructura y actualizar el sistema electrónico de cobros hasta 2022

MARCOS MORO GIJÓN.

La Empresa Municipal de Transportes Urbanos de Gijón (EMTUSA) necesita adquirir 23 autobuses entre 2020 y 2022 para renovar su flota, cuya antigüedad media es actualmente de 7,96 años. Así lo destaca un informe del gerente, Juan José Piniella, que se presentará hoy al consejo de administración de la compañía. El informe señala que independientemente del sistema de propulsión elegido para los futuros vehículos, EMTUSA deberá adquirir ocho unidades estándar en 2020, ocho articuladas en 2021 y siete estándar en 2022.

Por el momento, se sigue apostando por diésel cada vez menos contaminante, pero el gerente advierte de que las nuevas tecnologías introducidas en los nuevos autobuses (híbridos, eléctricos...) incrementan sustancialmente sus precios, lo que «conlleva una manifiesta insuficiencia financiera para poder atender la renovación de la flota con el fondo de amortización constituido con los precios de los vehículos convencionales».

En la actualidad, la flota de vehículos está compuesta por 82 unidades. Las ultimas adquisiciones fueron cuatro autobuses de plataforma baja de 12 metros Euro VI, con una inversión de 1.101.100 euros (con IVA), que bajaron la edad media a esos casi ocho años.

Más información

Además de las necesidades de inversión en la flota, el gerente de la compañía avanza en su informe que a lo largo del año EMTUSA deberá llevarse a cabo distintos procesos selectivos para cumplir con las jubilaciones previstas en el periodo 2020-2022. Además, se marca como objetivo, en la medida que la situación presupuestaria lo permita, ampliar la oferta de servicios en función de los últimos datos de ocupación y uso.

También remarca que el organigrama actual no responde a las necesidades de una empresa de más de 340 empleados dentro de un sector tan evolucionado como es el del transporte urbano de viajeros. Para adecuarlo a las necesidades reales, Piniella propone una reorganización de áreas.

Otro objetivo principal para los próximos años será la actualización del sistema de cobro electrónicos, ya que el proveedor actual, GMV, dejará de prestar servicio técnico a las máquinas en agosto de 2022. Esto obligará a licitar un nuevo sistema con las ultimas novedades tecnológicas del mercado en monética.

Respecto a los procesos selectivos, las necesidades de personal enumeradas por el gerente suman al menos 42 personas. Hará falta, en concreto, un responsable del área económico-financiera para sustituir al actual responsable en 2020 por jubilación. Habrá que contratar también un responsable del área de personas, un subalterno de administración (sustitución por jubilación), un oficial de primera de administración (sustitución por jubilación), un responsable de almacén y cinco personas en Inspección (para cubrir las necesidades actuales y realizar sustituciones por jubilación). En el departamento de Mantenimiento habrá que completar los procesos abiertos y sumar dos sustituciones por jubilación. La mayor ampliación de plantilla tendrá que producirse entre los conductores con 30 altas previstas. Hacen falta 14 personas para cubrir necesidades actuales y otras 16 para reemplazos por jubilación.

493.000 euros de beneficios

El gerente destacará hoy como logro que EMTUSA cerró el ejercicio de 2018 con beneficios por primera vez en su historia. 493.000 euros aproximada mente. Esto se produce por la unión de tres cuestiones. La principal es la aplicación de la ley 9/2017 de Contratos del Sector Público en virtud de la cual se consideran subvenciones no vinculadas al precio las aportaciones de las administraciones públicas que se realicen para financiar la gestión de servicios públicos de interés general. De esta forma, se introduce un nuevo criterio del Ministerio de Hacienda, a efectos de contabilidad, por el que lo que antes era una aportación del Ayuntamiento para compensar pérdidas ahora cuenta como ingreso directo.

El beneficio también se explica, aparte de lo anterior, por el incremento del importe neto de la cifra de negocio en un 0,96%, en línea con el aumento del número de viajeros en más de 352.000 (1,93%) respecto a los habidos en 2017. Otro factor fue que a pesar del incremento del coste de combustible, los gastos de explotación disminuyeron en 2018 un 0,62%.

Por otra parte, según recoge el informe de gestión correspondiente a 2018, que también se presentará hoy a los consejeros, EMTUSA ofertó el pasado año un total de 48.584.743 plazas a través de los 456.572 viajes en los que se emplearon 348.110 horas y se recorrieron 4.899.380 kilómetros. La velocidad comercial se situó, un año más, por encima de los 14 kilómetros por hora.

Como novedades en la red de EMTUSA, destaca también la entrada en funcionamiento de la línea 36, creada para unir de forma directa los barrios de La Calzada y Tremañes. El número actual de líneas se sitúa en 22, de las que cinco de ellas son nocturnas.