El enésimo robo en La Calzada se salda con un nuevo detenido

El enésimo robo en La Calzada se salda con un nuevo detenido
Vitrina reventada con una tapa de alcantarilla en la joyería. / UCHA

El ladrón entró a la joyería Muñiz de la calle Brasil con una tapa de alcantarilla, rompió una vitrina y se fue con el botín. Una vecina lo retuvo unos minutos

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Entró pocos minutos después de las cinco la tarde, con la capucha puesta intentando ocultar su rostro y cargando con una bolsa de plástico de un supermercado en cuyo interior llevaba una tapa de alcantarilla. Con total descaro, delante de un cliente y del empleado -hijo de la dueña del negocio-, comenzó a golpear la vitrina del escaparate. «Le costó un poco porque el cristal es de seguridad. Tuvo que pegarle muchos trompazos», explicaban en la joyería Muñiz, de la calle Brasil, de nuevo en La Calzada.

Consiguió su propósito y se apoderó de una bandeja con anillos y otras joyas. Salió por la puerta del establecimiento caminando, pero fuera, en la calle, una mujer que había fijado su mirada en el escaparate del local tras escuchar unos fuertes golpes, lo enganchó por la ropa. Desde el establecimiento ya habían alertado a las fuerzas de seguridad, pero la mujer, que le echó arrojo para retener al delincuente, tuvo que soltarlo al ver que pasaban los minutos y la Policía no llegaba. «Llegó un momento que me dio miedo porque empezó a revolverse», explicó más tarde.

Sin embargo, la descripción que facilitó a los policías -mediana estatura, con pantalón vaquero, chaqueta oscura y cabeza rapada- sirvió para que lo localizasen en las proximidades, en el entorno de la calle Ruiz. Cuando le consiguieron dar alcance, comprobaron que no llevaba encima el botín. Las investigaciones se centran ahora en saber si le entregó las joyas a alguien o si bien se deshizo de ellas al saberse descubierto.

«No pasó nada en 50 años y ahora en diez meses nos han atracado dos veces»

Los agentes de la Policía Nacional se cercioraron con las imágenes recogidas por las cámaras de seguridad de que el detenido era la misma persona que acababa de perpetrar el asalto. Al parecer, se trata de un vecino de la zona que tiene antecedentes penales. «Me sonaba mucho la cara de verlo por el barrio», comentaba la ciudadana que le interceptó el paso en la calle.

El nuevo robo en La Calzada, esta vez en la calle Brasil -tras la última oleada de la avenida de la Argentina- volvió ayer la tarde a alterar la rutina del barrio. En la joyería Muñiz se temían lo peor desde hace semanas. «Viendo cómo estaba la cosa, sabíamos que tarde o temprano nos iba a volver a tocar», apuntaba Charo Gutiérrez, dueña del negocio. Y dijo 'vuelve' porque se trata del segundo robo que sufren en tan solo diez meses. Los dos fueron perpetrados con un modus operandi muy similar.

12.000 euros de botín

«En cincuenta años que llevamos abiertos jamás sufrimos un robo y ahora resulta que en poco tiempo nos atracan dos veces... Dijeron que iban a poner más policías, pero a la vista está que no es suficiente», lamentaba la comerciante. El robo de la pasada primavera está aún sin esclarecer. «No volvimos a saber nada más. No sabemos incluso si puede ser el mismo ladrón. Será ahora la Policía la que nos diga algo», espera. En aquel asalto, el delincuente se apoderó por joyas valoradas en 12.000 euros. En esta ocasión la cuantía es inferior, «pero el susto es el mismo. Es una pena que ahora cada vez que venimos a trabajar tengamos que estar conmigo por si es el día en el que te toca a ti». Las fuerzas de seguridad investiga si el mismo individuo puede estar involucrado en otros robos cometidos en la zona.

Más