La espuma toma el Santa Olaya

Los niños se sumergieron en la espuma que se extendió por la pista 4. / ARNALDO GARCÍA
Los niños se sumergieron en la espuma que se extendió por la pista 4. / ARNALDO GARCÍA

Más de 500 niños participan en los torneos y juegos centrados en el medio ambiente y el deporte

JOSÉ LUIS RUIZGIJÓN.

El Club de Natación Santa Olaya dedica sus festejos al deporte y especialmente a los más pequeños. Ayer la protagonista fue la fiesta de la espuma, que dejó desiertas todas las demás actividades mientras se desarrollaba. «Todos los años pasa igual, en cuanto ven la espuma se lanzan hacia ella, es una locura. Y eso que a muchos les cubre por completo», relató Vanesa Martín, responsable de comunicación del club.

Más de 500 niños participaron en todos los torneos y actividades que organizaron. El 3x3 de baloncesto reunió a 27 equipos de toda la ciudad. Con permiso de la espuma, el monolito o búlder de escalada fue otro de los atractivos más importantes, llegando a formarse algunas colas. Entre las novedades de este año, la exhibición Olé Fit en la carpa mostró una mezcla entre fitness y flamenco que gustó mucho a todas las edades «y que seguro que vamos a repetir», explicó Martín.

Para crear conciencia ecológica el taller 'Crea tu propia pecera' hizo que los participantes aprendieran a reutilizar los materiales reciclados y elaborar cada uno la pecera ideal con todo lo que encontraban. Los juegos del mundo llevaron a los niños a dar una vuelta al globo para descubrir los juegos populares que tiene cada país. «Así pueden conocer sus diferentes culturas, saberes y las formas que tienen de interpretar la realidad y sus propias vidas». El recorrido les llevó por Marruecos, Perú, Australia y Japón.

Hoy, fabadona

Además, durante los tres días que duran las fiestas, un gran mural de papel continuo está disponible «para que cada uno dibuje o escriba lo que para él es el club», una actividad en la que colaboran padres e hijos «y se lo pasan muy bien». Anoche, la fiesta Remember de los 80 añadió color con música en inglés y en español para todas las edades.

Hoy, esperan que el tiempo se siga manteniendo despejado «y nos permita celebrar la tradicional comida de hermandad en la que elaboramos una fabada para más de mil personas, pero que luego con la gente que trae su propia comida preparada, nos solemos juntar cerca de 3.000 personas».

Esta tarde a las cuatro y media, la actividad más importante será la búsqueda del tesoro, un juego pensado para los chavales de entre 6 y 14 años. Divididos por equipos, tendrán que colaborar para resolver un enigma que les permita avanzar hasta la siguiente pista del juego. De escondite en escondite, resolviendo jeroglíficos, adivinanzas y puzles tendrán que intentar llegar hasta el lugar donde se oculta el tesoro. Una aventura que junto a los bailes de sobremesa pondrá el broche final a tres días de celebraciones «que ya nos están sabiendo a poco».