Una conocida estafadora afronta seis años de prisión por un nuevo caso inmobiliario

Una conocida estafadora afronta seis años de prisión por un nuevo caso inmobiliario

Susana Infiesta está acusada de apropiarse de grandes cantidades de dinero por supuestas compras de pisos en subastas públicas

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Volverá a sentarse en el banquillo de los acusados, por octava vez y acusada de hechos similares: apoderarse del dinero que particulares le entregaban para que adquiriese una propiedad inmobiliaria en una subasta pública. La fiscalía del área de Gijón solicita para Susana Infiesta una condena de seis años de cárcel por un delito de estafa. El juicio se celebrará este mes de septiembre en la Audiencia Provincial.

En esa ocasión se la considera responsable de firmar contratos de intermediación «para asistir a subastas judiciales de inmuebles, pactando en dichos contratos la forma de retribución, el precio de salida y el importe máximo a ofertar en la puja, sin que finalmente llegara a realizarse ninguna adjudicación a favor de las sociedades, tras adelantar por le pago de las fianzas la cantidad de 8.000 euros».

En el escrito de acusación, la fiscalía recoge que la acusada ofreció a un cliente «la posibilidad de adquirir una finca en Quintes por el precio de 168.283 euros, por el que recibió 30.000 euros en efectivo en concepto de señal».

Otras de las denunciantes en este procedimiento asegura haberle entregado la cantidad de 81.909 euros «a fin de que actuase como intermediaria en la compra-venta de inmuebles y subastas judiciales». Dichas sumas, presuntamente, no le fueron devueltas por la procesada a pesar de no haberse realizado adjudicación alguna de inmuebles. El ministerio fiscal apunta que Susana Infiesta «utilizó la fotocopia de DNI de la denunciante y una nómina de esta para, imitando su firma, abrir una cuenta corriente a su nombre, en la que suscribió un contrato de préstamo por importe de 11.000 euros».

No fueron los únicos perjudicados. Otras dos personas le hicieron llegar 14.100 euros uno y aproximadamente 20.000 euros el otro, que, al parecer, no les devolvió pese a reclamarle en varias ocasiones. Para la acusación pública los hechos son constitutivos de un delito continuado de apropiación indebida en concurso ideal de un delito de falsedad documental en documento privado y con otro de falsedad en documento mercantil.

En prisión

A su último juicio, celebrado hace justo un año, también en la Sección Octava de la Audiencia Provincial, llegó directa del centro penitenciario de Asturias, donde cumple el acumulado de varias penas de cárcel. En esa ocasión, la mujer fue juzgada por hacerse pasar por agente inmobiliaria y apropiarse de 60.000 euros que una pareja le entregó para que participase en subastas de viviendas. Durante la vista oral aseguró ante el juez que había devuelto el dinero «en una cafetería, pero que no se había quedado con ningún comprobante ni recibí». Llegó a decir como excusa que le había muerto un hijo.

Susana Infiesta cuenta con un amplio historial delictivo centrado en las estafas cometidas en el ámbito inmobiliario y en las subastas públicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos