Denuncian a dos estafadores por actuar en Gijón mediante el 'hurto mágico'

Denuncian a dos estafadores por actuar en Gijón mediante el 'hurto mágico'

Actuaron en un salón de juegos y en una carnicería con sus artimañas de cambio de dinero

ELCOMERCIO.ES

Agentes de la Policía Nacional de Gijón han denunciado a dos vecinos de Madrid de 36 años cada uno que actuaron en un salón de juegos y en una carnicería engañando a los responsables de los negocios con el cambio de dinero utilizando el método denominado 'hurto mágico'.

En los dos casos, la estafa fue perpetrada por las mismas personas: dos hombres de buena apariencia que en cada ocasión se intercambiaron el protagonismo en la conversación mientras el otro ejercía de acompañante. Actuaron en un salón de juegos y en una carnicería y tenían totalmente planificado cómo conseguir llevarse el dinero. En ambos casos, entregaron un billete de 100 para pagar algo que costaba menos de cinco euros. Diversas manipulaciones con el cambio, consiguieron confundir a los responsables de los negocios para que perdiera la cuenta y, así, tras varios intercambios de billetes y monedas, terminaran con 150 euros menos en la caja.

Este tipo de delincuentes se caracterizan por su itinerancia, ya que se desplazan por todo el territorio y hacen del hurto y la estafa su modo de vida. Además, se aprovechan de la circunstancia de que los perjudicados no advierten el hurto sufrido hasta la hora del cierre de negocio. En este caso, la rápida respuesta policial fue posible gracias a que una empleada del salón de juegos se percató de la maniobra y aportó seña físicas de ambos varones. Los agentes del Grupo I de Policía Judicial de Gijón recopilaron las imágenes de los comercios en los que habían actuado y lograron identificarles y averiguar que se trataba de dos vecinos de Madrid de 36 años cada uno que tenían antecedentes por estafa y hurto, cometidos en Madrid y en Don Benito. Uno de ellos además había utilizado otras identidades para cometer sus acciones delictivas.

Una vez localizados, los agentes constataron que los autores habían obtenido un botín de 200 euros tras estafar a las dependientas del salón de juegos y la carnicería en las que había entrado previamente. Dado que el perjuicio no superba los 400 euros, se procedió a su identificación y a denunciarles como autores de un delito leve.