Un estreno con doble homenaje

Asistentes a la inauguración de la sede vecinal atienden al recital que ofreció durante el acto la coral San Julián de Somió. / P. UCHA
Asistentes a la inauguración de la sede vecinal atienden al recital que ofreció durante el acto la coral San Julián de Somió. / P. UCHA

Somió inaugura su sede vecinal y premia la trayectoria de la alcaldesa y de Elías García

I. VILLAR GIJÓN.

«Somos ardilla y 'ardillo'», bromeaba Carmen Moriyón con José Manuel García, hijo de Elías García Rivero, socio fundador en 1968 de la Asociación de Cabezas de Familia de Somió -antecesora de la actual asociación de vecinos- y antiguo alcalde pedáneo de la parroquia, fallecido en 1977. Ambos eran ayer los protagonistas de la sexta edición del Día de la Ardilla, durante el que se homenajea por un lado al «parroquiano activo del año» y por otro, a título póstumo, a personas ya desaparecidas que se hubieran distinguido por su trabajo a favor de Somió.

«Mi padre no era partidario de estas cosas, le gustaba más pasar inadvertido», aseguraba José Manuel, quien destacó los 42 años que Elías García estuvo dedicado a la fundación benéfica Dionisio Cifuentes. En la glosa que se hizo de él tras una comida de confraternización en la que participaron 150 personas, no obstante, se remarcaron otros méritos, como su implicación en «proyectos ambiciosos» como lograr abastecimiento de aguas, saneamiento, vigilancia, enseñanza y alumbrado para una parroquia que hace medio siglo tenía «problemas sociales de todo tipo».

Carmen Moriyón se emocionó al recordar su niñez en Somió -donde regresó tras casarse después de un tiempo viviendo en Gijón- y en particular al antiguo médico de la parroquia, José Muñiz. «Siempre quise ser como él», aseguró. Agradeció un reconocimiento que se suma a la lectura del pregón en las fiestas de 2008, «que era lo más a lo que podía aspirar» y aseguró que los vecinos «siempre me han demostrado mucho cariño, como el que yo le tengo a la parroquia y a ellos».

La asociación de vecinos aprovechó este VI Día de la Ardilla para inaugurar oficialmente su nueva sede social, con bendición incluida por parte del párroco Luis Muiña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos