Europa intercambia experiencias sobre gestión de residuos a iniciativa de Gijón

Un momento de la sesión de trabajo de ayer en Emulsa. /  P. UCHA
Un momento de la sesión de trabajo de ayer en Emulsa. / P. UCHA

«En los países del sur se generan más restos orgánicos», destaca una de las participantes en el proyecto Win-Pol

I. VILLAR GIJÓN.

Las instalaciones de Emulsa albergaron ayer la puesta en marcha del proyecto europeo Win-Pol para la aplicación de «sistemas y políticas inteligentes» a la gestión de residuos. Por delante quedan cinco años de trabajo en los que Gijón -que lidera esta iniciativa- y el resto de ciudades y regiones participantes intercambiarán experiencias para conocer «sistemas innovadores» que permitan incrementar los índices de reciclaje y avanzar en la de reducción de residuos. Junto a la anfitriona de este primer encuentro, que se repetirá cada seis meses rotando de sede, participan los ayuntamientos de Amberes (Bélgica), Heraklion (Grecia) y Drobeta-Turnu Severin (Rumanía), la compañía para la gestión de residuos de Maribor (Eslovenia), los gobiernos regionales de Creta (Grecia) y Mehedinti (Rumanía), la Autoridad de Recursos Medioambientales de Malta y la Asociación de Ciudades y Regiones por el Reciclaje (ACR+), con sede en Bruselas.

Bilyana Spasova, representante de este último organismo, destacó cómo en muchos de los territorios participantes «ya se están desarrollando buenas prácticas, como la instalación de contenedores soterrados o la implantación de sensores de llenado de los contenedores que permiten optimizar las rutas». Apuntó, no obstante, que aunque muchas experiencias pueden llevarse de unas ciudades a otras, cada lugar «debe adaptarlas a las especificaciones de su contexto local». Puso como ejemplo la diferencia que existe entre el norte y el sur de Europa con respecto al tipo de residuos generados, con muchos más restos orgánicos en los países mediterráneos. «Eso tiene sus implicaciones en cuanto a cómo se recogen y tratan los residuos», apuntó. Uno de los condicionantes para la aprobación del proyecto por parte de la UE era que combinara representantes de estados de todos sus puntos cardinales.

El caso de Bergen

Emulsa, además de ofrecer un recorrido por su centro tecnológico, les presentó sistemas que tiene en funcionamiento como el de control de flotas o el de control de accesos a los puntos limpios. También medidas recientes como la aplicación móvil 'reusApp' para la reutilización de productos. Del resto conoció elementos como las papeleras inteligentes que se utilizan en Amberes, con información en tiempo real de su nivel de llenado.

A lo largo del proyecto también se visitarán ciudades que no participan como socios pero «pueden ser interesantes», como Bergen (Noruega), de la que el concejal Esteban Aparicio destacó su sistema de recogida neumática mediante conductos subterráneos que transportan los residuos a través de métodos de vacío. El edil destacó que al margen de la aplicación de tecnologías «que permitan calibrar y pesar los residuos e individualizar lo que cada ciudadano usa los recursos», se busca la adopción de buenas prácticas en el servicio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos