«Adrián Álvarez era un excelente abogado y un fantástico padre de familia»

Adrián Álvarez Álvarez. / E. C.
Adrián Álvarez Álvarez. / E. C.

El letrado falleció a los 47 años tras una larga enfermedad. Esta tarde, a las cinco, será despedido en el tanatorio de Cabueñes

LUCÍA R. LORENZOGIJÓN.

«Adrián Álvarez era un excelente abogado y un fantástico padre de familia». Así lo definía ayer quien fuera su compañero del despacho ASSV-abogados, Carlos Suárez. Hoy será una de las personas que intervendrá junto con el secretario general de la Corriente Sindical (CSI), Ignacio Fuster, en el acto civil de despedida que se realizará en el tanatorio de Cabueñes. Posteriormente, se procederá a su incineración. El letrado Adrián Álvarez nació en Gijón y falleció a los 47 años tras una larga enfermedad que le diagnosticaron en febrero de este año. Estaba casado y tenía tres hijos, uno de los cuales es portero del Club Ceares.

Adrián Álvarez fue uno de los abogados laboralistas «más reconocidos de la región», según destacaban ayer cariñosamente sus compañeros. Además de su trayectoria jurídica, se implicó en la política. Se presentó como candidato a la Alcaldía de Gijón por la lista del Partido Comunista. Asimismo, estuvo al lado de muchas causas sociales en las que se involucró.

Ayer fueron numerosas las muestras de cariño que se sucedieron al conocer la noticia. Entre ellos, su compañero Carlos Suárez, quien recordó sus inicios. «Empezamos a trabajar juntos desde los años noventa. Siempre, en el ámbito de la jurisdicción laboral de los funcionarios y la administración pública».

Ignacio Fuster, secretario de la central donde Álvarez llevaba los asuntos correspondientes a administración pública, lo recordaba con sumo afecto: «Era solidario con todo el mundo. Su fallecimiento es una gran pérdida para el sindicato. Era un trabajador muy bueno, pero como persona era mejor».

Cien claveles rojos

Los asistentes podrán depositar hoy cien claveles rojos sobre el ataúd que pondrá a su disposición la CSI. Asimismo, según expreso deseo de la familia, siguiendo las indicaciones del difunto, podrán destinar a la Asociación Española Contra el Cáncer el dinero que hubieran pensado gastar en flores. Adrián Álvarez Álvarez, recordaban, insistió mucho en este aspecto.

Temas

Gijón