Adiós a José María Camacho

Adiós a José María Camacho
José María Camacho, Chema, disfrutando de la montaña. / E. C.

Durante casi cuatro décadas dirigió la agencia Cares, fundada por su padre y con la que consiguió convertir a sus clientes en amigos

O. SUÁREZ GIJÓN.

No pudo superar el fallo coronario que sufrió el 14 de octubre cuando disfrutaba de su pasión, la montaña y la caza, en León. Durante semanas se aferró a la vida y luchó con ese tesón que caracterizó su trayectoria. El publicista José María Camacho Cortezón, Chema para todos, falleció ayer a los 65 años dejando un profundo vacío en su famila, sus muchísimos amigos y sus compañeros de trabajo.

Desde su agencia de publicidad Cares N-IV -fundada por su padre y una de las de mayor trayectoria de la región- desarrolló durante más de cuatro décadas sus amplios conocimientos sobre márketing. Con grandes habilidades comerciales y con un don de gentes imponderable, deja tras de sí incontables clientes que se convirtieron en amigos y que hoy lloran su fallecimiento. Mantuvo una estrecha relación empresarial con EL COMERCIO, en cuyo departamento de publicidad y márketing lo recuerdan con un enorme cariño y respeto.

Muchos planes por hacer

Chema murió prematuramente, con muchos proyectos por hacer, muchos planes pendientes y muchos ratos aún que compartir con sus familiares, con su hijo Álvaro, sus hermanos Mercedes, Raquel, Eugenio e Ignacio y sus sobrinos y primos.

El velatorio quedó ayer instalado en el tanatorio de Cabueñes. Sus allegados recibieron numerosas muestras de cariño en la sala 10, donde tuvo lugar la capilla ardiente. El funeral por su eterno descanso se celebrará el lunes, a las 13 horas, en la iglesia parroquial de San Antonio de Padua, la de los padres cachupinos. Mañana, sus restos mortales serán incinerados en el tanatorio de Cabueñes a las 12.30 horas.

Chema sufrió un problema cardiaco mientras participaba en una cacería en las inmediaciones de las Majadas de Barbadillo, cerca de Puebla de Lillo. Se encontraba con un grupo de amigos con los que de forma habitual practicaba la caza cuando sufrió un indisposición. Fue evacuado en helicóptero por los servicios de emergencia y trasladado al Hospital de Léon. Su delicado estado de salud lo mantuvo ingresado en la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI). Su fortaleza y ganas de vivir sirvieron de acicate para sus familiares y amigos, quienes confiaban en que pudiera salir adelante. Sin embargo, ayer Chema se fue a los 65 años, dejando tras de sí un hondo vacío.

Esquí y baloncesto

Afectuoso, amigable y educado, disfrutaba igualmente de la pesca, también del esquí y del baloncesto -deporte que practicó y en el que ejerció como árbitro-, cocinando para él y para los suyos, compartiendo aperitivos en el barrio de La Arena, sobremesas de largas comidas y participando en los eventos lúdicos y sociales de la ciudad. Chema Camacho era de esas personas que hacen ciudad y se hacen querer.

Síguenos en:

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos